La falta de interés o enojo lleva a las personas a decidir no ir a las casillas
Ante el abstencionismo desafortunadamente no hemos sido los ciudadanos lo suficientemente conscientes de lo que significa nuestro voto».
María Pía Fanti. Integrante de ‘Sentido Ciudadano’

Diversos grupos ciudadanos se enfocaron en estas campañas electorales a promover el voto y a hacer conciencia sobre las consecuencias que trae consigo el abstencionismo, pues, el no ir a votar implica no ejercer un derecho que nos corresponde por ley.

Sin embargo, la falta de interés o enojo lleva a las personas a decidir no ir a las casillas.

El grupo de la sociedad en el que se ha puesto más atención es el de los jóvenes, pues las personas de 18 a 29 años de edad representan el 30 por ciento del voto en Coahuila, pero sólo 2 de cada 10 lo ejercen, esto según las estadísticas de las últimas elecciones.

Pero esta situación no se da sólo entre los jóvenes, pues parte de la población cae en la creencia que es mejor no ir a sufragar o incluso anular el voto, lo que genera el mismo resultado que el abstencionismo, pues es una boleta que no se contabiliza.

María Pía Fanti, es una de las ciudadanas, que, preocupada por el futuro de su familia y del estado, empezó a darse cuenta de que se tenía que hacer algo para invitar a votar a los coahuilenses; ella forma parte de las asociaciones “Ya Basta” y “Sentido Ciudadano”, que tienen como objetivo crear conciencia sobre a quiénes se van a elegir en las elecciones.

“Ante el abstencionismo desafortunadamente no hemos sido los ciudadanos lo suficientemente conscientes de lo que significa nuestro voto y se ha dejado a que las estructuras de los partidos decidan por nosotros, en lugar de que nosotros decidamos.

“Por eso no tenemos derecho a quejarnos si de verdad no hay una participación, la única forma de tener un buen gobierno es que participemos ciudadanos y servidores públicos”, dijo Fantini.

Señaló que aunque el abstencionismo siempre ha estado presente en Coahuila, actualmente percibe que los ciudadanos están más despiertos y atentos, pues las organizaciones civiles han puesto especial atención en la parte de la participación, por lo que se ha creado una especie de sinergia a favor de ir a votar.

“Estamos siendo más conscientes, creo que esta elección en especial nos va a dar una muestra de que si los ciudadanos participamos y reconocemos el poder que tenemos, en estas elecciones sí va a haber una diferencia porque se está haciendo un trabajo”, señaló.

“Porque hace 6 y 12 años, no teníamos toda esta información a la mano, ahora los ciudadanos estamos más informados y a pesar de que la mayoría de lo que vemos es protesta y enojo, yo creo que en el fondo esto va a generar que se quite la apatía si realmente sabemos canalizar esto”.

Dijo que la decisión de quién ganará en las urnas podría estar en los jóvenes, ya que si el 30 por ciento del padrón electoral son personas de 18 a 29 años de edad y normalmente vota el 30 por ciento o 40 del electorado, los jóvenes podrían tener en sus manos la democracia. 

INFORMACIÓN BREVE Y CONCISA

Claudia Muñoz, pertenece a otro grupo enfocado a la promoción del voto llamado “Vota y No Memes”.
Cuentan con una fanpage donde publican videos e información sobre la importancia de votar y no recurrir al abstencionismo ni a la anulación del voto.

Muñoz expresó que la gente necesita que les hablen sobre esto pero de una manera breve y concisa para evitar que se pierda el interés en el camino.

Este grupo también ha puesto sus ojos en la población joven, que es la que podría tener en sus manos los resultados de estas elecciones, pues de decidirse a ir a las casillas, cambiarían de manera radical los resultados.

“Los jóvenes son un padrón electoral en Coahuila enorme, pero en realidad en las últimas elecciones para gobernador, sólo ejercieron su voto el 38.38 por ciento de los coahuilenses en general, entonces ¿dónde quedó el resto, que es más del 50 por ciento, o sea más de la mitad no votó, eso nos llamó mucho la atención, nos alarmó.

“(Por ello) nosotros nos quisimos dirigir a los chavos, específicamente porque hay un apatía muy grande y un sentimiento de no voto, no va a pasar nada porque sólo es un voto, no vale, realmente el chavo que dice mi voto no funciona para nada, así como él hay muchos”.

Señaló que los jóvenes consideran que votar es inútil porque tienen la idea de que todos los políticos son iguales y que no vale la pena darle el voto a alguno de ellos.

“Queremos que los jóvenes vean la importancia de votar, agarramos el voto como rifa, porque soy joven y sé qué 
pasa, pero no es sólo ir a votar y ya, es importante pensar muy bien, informarnos, si no te gusta un candidato, pensar en otro, pero siempre vota, no queremos que anulen el voto, porque es lo mismo que el abstencionismo, porque no se puede contabilizar, es una forma de estar enojados;  que ejerzan su participación ciudadana y entren a grupos, a colectivos”.

Expresó que este movimiento empezó en un salón de clases y decidieron llevarlo a la realidad porque sintieron el compromiso de acabar con la apatía y flojera de otros jóvenes.

PÉRDIDA DE CONFIANZA

Jesús Iván Moreno, del grupo ciudadano “Yo Sí Voto”, expresa que la desconfianza de los ciudadanos y el desinterés por ir a votar, tiene que ver con el sistema y por la forma cómo funciona la democracia.

 “Hay una especie de caída de la confianza de los ciudadanos en la forma en que están las cosas, por eso las instituciones en general tienen que cambiar”.

Expresó que por desgracia percibe a los jóvenes apáticos ante el voto, porque no sienten alguna identificación.

 “El IEC pronostica un 60 por ciento de votación y mi pronóstico es que no va a rebasar ese 60 por ciento”, apuntó.