Archivo
De las 59 víctimas, 49 fueron hombres y 10 mujeres, siete féminas más respecto al año pasado

Al menos 59 defensores de derechos humanos fueron asesinados en Colombia durante el primer semestre de este año, una reducción del 23 por ciento respecto al mismo periodo de 2018, según informe publicado este sábado por la organización no gubernamental Programa Somos Defensores.

En su reporte semestral, difundido por medios colombianos, la organización precisó que de las 59 víctimas, 49 fueron hombres y 10 mujeres, siete féminas más respecto al año pasado.

Aunque se redujo el número de víctimas mortales, hay un "cambio de estrategia" en las regiones que se refleja en otro tipo de agresiones como las amenazas, precisó.

Según el Programa Somos Defensores, el departamento en el que se registró el mayor número de asesinatos fue Cauca, suroeste de Colombia, con 10 casos, seguido de Antioquia con siete y Arauca, Nariño, Norte de Santander y Valle Del Cauca, con cinco cada uno.

En tanto, cuatro activistas de derechos humanos perdieron la vida en Caqueta, tres en Bolívar y dos en cada uno de los departamentos de Casanare, Magdalena y Meta, así como uno en Boyacá, Cesar, Chocó, Córdoba, Huila, Putumayo, Santander, Sucre y Vichada.

"Al revisar los tipos de liderazgos más golpeados a causa de los asesinatos, encontramos que el liderazgo comunitario, con 21 casos, es el más afectado; seguido del comunal (18 casos), el campesino (ocho), el indígena (seis) y el afrocolombiano (tres)", según el informe divulgado por Radio Caracol y el periódico El Espectador.

La organización no gubernamental agregó que desde la creación del Sistema de Información sobre Agresiones contra Personas Defensoras de Derechos Humanos en Colombia, en enero de 2009 y hasta junio pasado se registraron 746 asesinatos de activistas de este rublo en Colombia.