Foto: Vanguardia/Sandra Naal
Durante la ceremonia, lo recordaron como quién era, un joven maravilloso y único que siempre vivirá en sus corazones, ya que dejó huella en todo aquel que lo conoció

Con gran cariño, alumnos del Instituto Vivir, maestros, amigos y familia, realizaron una misa-homenaje en memoria de Jorge Oyarzábal Aguirre, un joven de 18 años que falleció a causa de una intoxicación por un corto que provocó una secadora en su hogar, hace unas semanas. 

Durante la ceremonia, lo recordaron como quién era, un joven maravilloso y único que siempre vivirá en sus corazones, ya que dejó huella en todo aquel que lo conoció. 

 

Foto: Vanguardia/Sandra Naal

Algunos no pudieron contener las lágrimas, pues siempre fue un chico especial que daba todo de si. 


Durante la misa, el sacerdote que la oficio pidió recordar a Jorge con alegría y entregó un cirio a la familia del joven, en señal de esperanza. 

Para recordar a Jorge, alumnos del coro del instituto interpretaron algunas canciones.