Foto: Archivo
Las lluvias que se han registrado desde hace dos semanas en la entidad han permitido el crecimiento de los agostaderos, y han beneficiado al campo en tiempos de siembra de maíz y frijol

Las lluvias que se han registrado desde hace dos semanas en la entidad han permitido el crecimiento de los agostaderos, y han beneficiado al campo en tiempos de siembra de maíz y frijol. 

Sin embargo, las precipitaciones también han perjudicado a por lo menos 50 hectáreas de cosecha de calabazas, melón, sandía, tomate y lechuguillas de la región; además cuatro diferentes tipos de plagas también se han comenzado a apoderar de los cultivos. 

Para algunos ejidatarios de la Región Sureste las precipitaciones no han sido suficientes, pues “ruegan” que llueva por lo menos cada 15 días, para que persista el ciclo normal de los cultivos. 

Armando Mata Valdés, presidente de la Organización de Agricultores, Ixtleros, Candelilleros, Ganaderos y Similares, dice que en las últimas dos semanas las lluvias han favorecido los campos agrícolas pues ya se ha registrado un ligero crecimiento de las plantas desérticas, los mantos acuíferos se llenan y en todas las comunidades donde no hay agua en el subsuelo los tanques se han logrado llenar a un 80 por ciento de su capacidad. 

“Ahorita es muy buena época para sembrar maíz y frijol; todavía hasta antes de noviembre, cuando lleguen las heladas. Lo único que necesitamos es que el gobierno mande la semilla que viene en los apoyos que dan”. 

Sin embargo, agregó: “La lluvia también trae perjuicios en la ganadería y en el campo entran las plagas como el tizón, gallina ciega –que ataca a las hortalizas?, entre otras que ocasionan muchas pérdidas, porque también dañan las instalaciones eléctricas que están en un muy mal estado”, y agregó que el granizo también ha afectado a la cosecha de calabazas y melones. 

A pesar de que por un lado el líder de los campesinos “pide” que siga lloviendo, por otro lado asegura que Coahuila no está preparado para recibir tanta agua proveniente de las lluvias, pues también otros cultivos han resultado afectados. 

ENTÉRESE

- Las últimas dos semanas de precipitaciones han permitido el crecimiento de los agostaderos y beneficiado al campo en tiempos de siembra de maíz y frijol.

- Por otro lado, las lluvias también han perjudicado a por lo menos 50 hectáreas de cosecha de calabazas, melón, sandía, tomate y lechuguillas de la región.

- También cuatro diferentes tipos de plagas se han comenzado a apoderar de los cultivos. 
Vive el campo contrastes por lluvias#productores