Especial/ De acuerdo con los cálculos del Washington Post, las encuestas tendrían que subestimar el respaldo a Trump en al menos 6 puntos porcentuales para que obtenga la reelección
Añaden que las posibles combinaciones de las victorias de cada candidato en estos estados son las que inclinarán la balanza y definirán al ganador

Este martes 3 de Noviembre, Estados Unidos celebran sus elecciones y los estados bisagra serán la clave para definir si el demócrata Joe Biden o el republicano Donald Trump logran los 270 delegados necesarios para asegurar la Casa Blanca.

De acuerdo con Latinus, los pronósticos indican que Biden tiene casi asegurados 216 delegados y Trump, 125. Quedan en suspenso los 197 delegados que suman Wisconsin (10), Michigan (16),  Minnesota (10), Iowa (6), Carolina del Norte (15), Arizona (11), Florida (29), Nevada (6), Georgia (16), Texas (38), Pennsylvania (20), Maine (1), Ohio (18) y Nebraska (1).

Añaden que las posibles combinaciones de las victorias de cada candidato en estos estados son las que inclinarán la balanza y definirán al ganador. La ventaja de Biden en estados clave como Pennsylvania es de 3.6 puntos porcentuales; en Carolina del Norte y Florida es de 1.2, mientras que en Arizona y Ohio hay un empate técnico.

De acuerdo con los cálculos del Washington Post, las encuestas tendrían que subestimar el respaldo a Trump en al menos 6 puntos porcentuales para que obtenga la reelección.

Para llegar a la Casa Blanca, Donald Trump tiene que seguir un camino muy claro: necesita retener Pennsylvania y Florida, estados que ganó en 2016.

Hace 4 años, el cinturón industrial del norte de EU dio el triunfo al republicano. Sus promesas de regresar los empleos a las fábricas de la Unión Americana le dieron el triunfo en Pennsylvania, Michigan y Wisconsin, pese a que durante la contienda las encuestas daban una ventaja de 5 puntos a Hillary Clinton.

Este año Trump votó en Florida, luego de cambiar su registro de residencia, quizá como parte de su estrategia para ganar la simpatía de los votantes en ese estado.

En Pennsylvania, estado que ganó en 2016 por una diferencia de 140 mil votos, Trump debe volver a convencer a la clase blanca obrera que enfrentaba problemas económicos incluso antes de la pandemia; sin embargo, tanto este grupo como los afroamericanos en el estado parecen favorecer ahora a Biden, que en 2012 y 2008 dio su apoyo a Obama.

Biden tiene un punto extra por haber nacido en ese estado, pese a sus fuertes lazos con Delaware, donde reside y por el que fue senador.

Si Trump mantiene Pennsylvania (20) y Florida (29), además de llevarse la victoria en Texas (38), Georgia (16) y Arizona (11) -cuyo voto es históricamente republicano-, lograría 114 delegados.

De acuerdo con los analistas, pese al empate técnico que hay, Trump podría tomar también los 18 delegados de Ohio, con lo que lograría 257 delegados totales.

Ohio es un estado tradicionalmente republicano. En los últimos 70 años, los únicos demócratas que han logrado ganarlo en una elección presidencial -y llegar a la Casa Blanca– son Barack Obama, Bill Clinton, Jimmy Carter y Lyndon B. Johnson.

Si logra asegurar los 15 votos de Carolina del Norte, Trump puede darse el lujo de perder Michigan (16) y Wisconsin (10), estados que fueron clave en su triunfo en 2016.

Con Carolina del Norte, Trump lograría 272 delegados. Podría prescindir de ese estado, pero necesita forzosamente asegurar triunfos en Iowa (6), Nevada (6), Maine (1) y Nebraska (1).

Los estados donde los pronósticos dan el triunfo a Trump

Se trata de Missouri (10), Indiana (11), Montana (3), Carolina del Sur (9), Alaska (3), Kansas (6), Louisiana (8), Mississippi (6), Utah (6), Arkansas (6). Con un total de 68 delegados.

Los estados que Trump tiene en el bolsillo

Los estados y el número de delegados que Trump tiene asegurados son Dakota del Sur (3), Tennessee (11), Alabama (9), Kentucky (8), Idaho (4), Nebraska (4), Dakota del Norte (3), Oklahoma (7), West Virginia (5) y Wyoming (3).

Suman un total de 57 delegados.

¿Qué necesita Joe Biden para ganar?

Joe Biden tiene una posición más cómoda para obtener los delegados que le podrían dar la victoria, ya que comienza con 216 casi asegurados, de acuerdo con las encuestas.

Biden sólo necesita ganar los estados en los que ya tiene una amplia ventaja sobre Trump, como Michigan (16) y Wisconsin (10), donde supera al republicano por más de 6 puntos porcentuales. Y Minnesota (10), donde supera a Trump por 4.7 puntos.

De ese modo, Biden llegaría cómodamente a 252 delegados.

Si junto a esos tres estados, Biden se queda con Pennsylvania (20) o Florida (29), habrá superado sin problemas los 270 delegados necesarios para obtener la presidencia de EU.

Incluso si los pierde, aún puede llegar a la Casa Blanca si gana Nevada (6), donde lleva cuatro puntos de ventaja sobre Trump, y si se queda con Carolina del Norte (15), en donde va adelante por sólo 1.2 puntos porcentuales.

Los estados donde los pronósticos dan el triunfo a Biden

Se trata de Maine (2), Nueva Hampshire (4), Colorado (9), Nuevo México (5), Virginia (13), Oregon (7), Alaska (3), Kansas (6), Louisiana (8), Mississippi (6), Utah (6) y Arkansas (6). Le darían un total de 98 delegados.

Los estados que Biden tiene en el bolsillo

El ex vicepresidente tiene asegurados Massachusetts (11), Delaware (3), Nueva York (29), California (55), Distrito de Columbia (3), Hawaii (4), Maryland (10) y Vermont (3).

Estos le dan un total de 118 delegados.

Con información de Latinus