SE PUEDE DECIR...Que en este sexenio se acabarán los "privilegios".

PERO NO SE PUEDE DECIR...Que se empezó por los altos "sueldos". Con esa amarga decisión le pegará fuerte a los bolsillos de los altos empleados, funcionarios, políticos y a los consentidos del Sistema: los Magistrados que no conformes con tener amarrado su hueso por quince años, tienen sueldos de oro, que son una ofensa para el grueso de los trabajadores mexicanos que tienen salarios de hambre, por eso, o todos coludos o "todos" ¡rabones!