Fotos: Especial
Adultos mayores, niños y jóvenes acudieron a Mazatlán, Sinaloa

Las primeras personas del proyecto “100 sueños por cumplir”, finalmente vieron el mar por primera vez: adultos mayores, niños y jóvenes pisaron por primera vez la arena húmeda y vieron el tronar de las olas de Mazatlán, Sinaloa. 

Fueron 10 adultos mayores del programa de empacadores del DIF Torreón, 10 jóvenes de casa hogar del DIF y 10 más de una asociación civil de La Laguna de Durango, los que este lunes se pararon frente al océano Pacífico.

Christian Solís, quien encabeza el proyecto, mencionó que las reacciones de las personas han sido en general de sorpresa e inclusive algunos hasta llegaron a tener mareos por la sensación de las olas.

“Los adultos mayores son los que han llorado más, por el impacto. Los niños llegan a jugar, reír, saltar. Los jóvenes se han puesto a escribir su nombre en la arena. Todos felices”, comentó Solís.

El primer grupo llegó a las 7 de la mañana de este lunes y se regresarán el martes a la cinco de la tarde. El martes tendrán un recorrido por el malecón de la ciudad.

Christian Solís, dijo que el proyecto “100 sueños por cumplir”, lleva a las personas a conocer el mar. Primer se instalan en el hotel sede, el Park Inn by Radisson donde desayuna y después, se les vendan los ojos y se les acompaña hasta la playa. Ya en la arena, hasta que sus pies tocan el mar, es cuando se les destapan los ojos.

“Una señora soltó en llanto agradeciendo a la vida, a Dios. Un jovencito se quedó parado, empezó a caminar solo y fue feliz, estaba feliz, no se la creía. Un niño estaba tan feliz y soltó en llanto. Son muchas experiencias muy padres”, relató Christian.

Este martes arribará otro grupo proveniente de Matamoros y Viesca. Solís mencionó que son personas de ejidos en situación de pobreza extrema. En este grupo serán principalmente niños y mujeres. Por su parte el miércoles llegará a Mazatlán un grupo del municipio de San Pedro. Los itinerarios de los tres grupos es el mismo.

Para Christian Solís, la experiencia de haber llevado a 100 personas a conocer el mar lo ha dejado sin palabras y satisfecha con todas las sonrisas.