Objeta. Manolo Jiménez cuestionó la estrategia federal para controlar la pandemia. CORTESÍA
Criticó la decisión que tomó el presidente para aceptar, a petición de la Organización Mundial de la Salud, una reducción en las dotaciones de vacunas que recibe

El manejo irresponsable para la contención de la pandemia por parte del Gobierno Federal ya ha costado casi 170 mil muertes de mexicanos, dijo el alcalde Manolo Jiménez Salinas, quien criticó al presidente Andrés Manuel López Obrador por seguirse negando a usar cubrebocas.

Ayer, medios nacionales subrayaron que el mandatario nacional, luego de recuperarse del COVID-19, reapareció sin usar ese aditamento sanitario.

“López Obrador y su equipo van a cargar en sus hombros, de por vida, que por negligencia, que por irresponsabilidad, por insensibilidad, por demostrar no entiendo qué,  ya hay de 160 mil muertos por su manejo irresponsable de la pandemia”, recalcó.

Consideró que AMLO no ha entendido que la pandemia a quienes más ha afectado es precisamente a quienes dice proteger, que es a los más pobres.

Jiménez Salinas opinó que la administración federal está siendo marcada por el aumento de pobres y el decrecimiento económico.

No entiendo por qué no tiene un acto de humildad con los mexicanos y pone el ejemplo”.
Manolo Jiménez.

ACTITUD INEXPLICABLE

Sobre la negativa del Presidente para usar el cubrebocas, consideró que lo entendería de un ciudadano común.

“Todos tenemos algún conocido, algún amigo necio, “contreras”, enojado con la vida que no quiere usar el cubrebocas, pero desafortunadamente personas como esas han provocado que el COVID se extienda”, lamentó.

“Pero al ser Presidente de la República es un alto grado de irresponsabilidad (no usar cubrebocas) porque él tiene que entender que representa a una institución; no entiendo por qué no tiene un acto de humildad y generosidad con los mexicanos y pone el ejemplo”, recalcó el Alcalde.

La crítica la replica el gobernador Miguel Riquelme, quien dijo hace unas semanas que el estado se rige por su propio semáforo y con base en las condiciones que se presentan en sus regiones.

Esto al considerar que la clasificación en rojo de esta entidad por parte de las autoridades federales, no corresponde a la realidad de Coahuila, y por otro lado criticó la decisión que tomó el presidente para aceptar, a petición de la Organización Mundial de la Salud, una reducción en las dotaciones de vacunas que recibe.