Foto: Unsplash
¿Por qué las instituciones bancarias están aplazando el cobro de diversos contratos? Todo se desató por la contingencia del COVID-19. ¿Pero qué significa? VANGUARDIA habló con un especialista para aclarar por qué parece que los bancos se están volviendo locos.

Este miércoles la Asociación de Bancos de México informó a la Comisión Nacional de Bancos y Valores que congelarán los saldos de algunos créditos y darán extensiones de pago, con restricciones y plazos para sus cuentahabientes.

“En términos generales, el apoyo consistirá en el diferimiento parcial o total de pagos de capital y/o intereses hasta por 4 meses, con posibilidad de extenderlo a 2 meses adicionales, respecto a la totalidad del monto exigible incluyendo los accesorios”, detalló la dependencia en un comunicado. De acuerdo con la CNBV, los saldos se podrán congelar sin cargo de intereses. La noticia dividió a las redes sociales.

Algunas personas se alegraron y consideraron que estas medidas serán de gran ayuda en medio de la crisis, pues la mayoría de los mexicanos están en la incertidumbre por las consecuencias del COVID-19. Otras calificaron a la medida de falsa (aunque ya está confirmada en la mayoría de los portales de los bancos) o que tendría alguna desventaja.

VANGUARDIA, entrevistó a Álvaro Morales Betancourt, economista por el ITAM y Ex funcionario de la SHCP y de Banco de México. Para que nos proporcionara un punto de vista detallado respecto a estas medidas.

VANGUARDIA: ¿Por qué los bancos están tomando medidas de aplazar los pagos de 4 a 6 meses?

 

Economista Álvaro Morales Betancourt: Actualmente nos encontramos en un entorno macroeconómico con expectativas de una fuerte desaceleración para todo 2020 como resultado de una guerra de precios entre las potencias petroleras del mundo y, principalmente, de las medidas tomadas por la comunidad internacional y por el gobierno de México para mitigar los efectos del Covid-19. 

 

En este contexto, la Asociación de Bancos de México (ABM) informó a la CNBV que los efectos negativos de dichas medidas de mitigación dificultarán que las personas acreditadas puedan hacer frente a sus obligaciones financieras. Es por lo anterior que, como apoyo a los clientes de la banca múltiple y para evitar un incremento en la cartera vencida, así como la profundización de la recesión, los bancos decidieron implementar medidas precautorias entre las que destaca el aplazamiento de los pagos.

 

V.: ¿Por qué el gobierno no ha hecho hasta ahora lo mismo con pago de servicios?

 

Economista Álvaro Morales Betancourt: En el caso de los servicios públicos que son competencia de los órdenes locales de gobierno las medidas varían, siendo el no tomar ninguna lo más común. En algunos lugares de la república, como en la Ciudad de México, se ha permitido que algunos pagos se pospongan, en particular aquellos relativos a impuestos locales. 

 

En el caso de servicios públicos que son competencia del Gobierno Federal, como lo es el caso de la energía eléctrica, la situación financiera de la CFE no da un margen como para permitir exenciones o aplazamientos de pagos. Cabe mencionar que la CFE se encuentra analizando la factibilidad de medidas de apoyo para clientes vulnerables.

 

V.: ¿Existe algún riesgo en las medidas que toman los bancos para los cuentahabientes?

 

Economista Álvaro Morales Betancourt:No realmente, dado que en general se habla de estructuras crediticias más holgadas. El único riesgo que yo veo (aunque improbable en mi opinión) podría ser que estas medidas generen mucha confianza que se traduzca en aumentos excesivos de endeudamiento. Algo que es importante resaltar es que muchas medidas de las que se tomarán serán aplicables solamente para clientes cuyo historial con su banco esté en buenas condiciones y, en algunos casos, clientes que puedan comprobar una afectación por la crisis sanitaria.

 

V. El no brindar extensiones fiscales o suspensión de pagos por servicios públicos es una medida neoliberal? De ser así, ¿por qué lo niega el presidente?

Economista Álvaro Morales Betancourt:En mi opinión no lo es. Creo que la negativa del Gobierno Federal para realizar exenciones de impuestos responde a la situación fiscal del país, la cual si bien no es mala, está siendo vigilada de cerca por inversionistas y agencias calificadoras crediticias. Los compromisos que desde campaña el presidente ha asumido incluyen el no aumentar impuestos ni aumentar el endeudamiento, por lo que el margen que tiene el gobierno para gastar es muy estrecho, como se demostró en 2019. Dar extensiones fiscales pondría en aprietos a un gobierno que ya empieza a sentir los efectos de la desaceleración económica sobre su recaudación.

V. ¿Cuál es tu pronóstico económico?

 

Economista Álvaro Morales Morales: Aunque no podría dar un número en específico para el crecimiento que espero en 2020 puedo decir basándome en la más reciente encuesta de expectativas de Citi Banamex (cuya mediana para el crecimiento este año es de -3.0%), que este año a México le espera una fuerte recesión. Previo a la crisis sanitaria por el Covid-19 se esperaba un crecimiento bajo pero positivo. 

 

Tras las caídas en los precios internacionales del petróleo crudo y ante la perturbación de las cadenas productivas en todas las industrias del mundo, México añade el agravante de no presentar un piso firme para la inversión. La falta de seguridad jurídica en el país en conjunto con la desaceleración en EE.UU. y China (y el resto del mundo) harán de este año uno perdido en cuanto al crecimiento del país. Un riesgo al alza sería un rápido restablecimiento de la actividad productiva tras la recuperación por el Covid-19.

Quetzali García

Reportera y maestra rural. Se ha desempeñado desde hace 15 años en temas de educación, cultura digital, historias de vida y derechos humanos. Ha trabajado en los géneros de periodismo narrativo, crónica y reportaje. Licenciada en Educación Secundaria. Se desempeña actualmente como profesora y editora de Semanario. Ganadora de premios como el Estatal de Periodismo 2006 en entrevista cultural y primer lugar en la categoría de Ensayo del Premio Manuel Acuña 2013