Especial/ México proveía, por ejemplo, el 19% de todas las computadoras importadas en Estados Unidos. En el último trimestre de 2019, esta cuota había crecido seis puntos porcentuales, hasta el 25%
México es el segundo país, después de Vietnam, que más se ha beneficiado de la disputa comercial entre Estados Unidos y China

De acuerdo a Forbes, México ha podido equilibrar una balanza comercial estructuralmente deficitaria y afrontar los efectos económicos de la pandemia de coronavirus por la escalada arancelaria entre Estados Unidos y China.

Añaden que México es el segundo país, después de Vietnam, que más se ha beneficiado de la disputa comercial entre Estados Unidos y China.

Dos años después de la entrada en vigor de los primeros aranceles, las exportaciones mexicanas habían ganado cuota de mercado en EU, suponiendo hasta unos 4.660 millones de dólares adicionales al trimestre, afianzando al país como segundo socio comercial del gigante norteamericano y mejorando su situación relativa para afrontar el impacto sobre el comercio mundial de la crisis provocada por la pandemia de coronavirus y las medidas para contenerla.

 México proveía, por ejemplo, el 19% de todas las computadoras importadas en Estados Unidos. En el último trimestre de 2019, esta cuota había crecido seis puntos porcentuales, hasta el 25%. 

El Fondo Monetario Internacional preveía que la disputa comercial causaría una caída del 1.6% en el PIB de China, un 0.9% en el de Estados Unidos y del 0.8% en la economía mundial. La oposición estadounidense consideraba que los grandes perdedores serían los consumidores estadounidenses.

Un estudio de la UNCTAD estimaba ya antes de la entrada en vigor de los aranceles que, a pesar de que era “la mejor idea” según Trump, solo el 6% de las importaciones gravadas procedentes de china serían sustituidas por compras dentro del propio Estados Unidos. 

El 12% continuarían proviniendo de China y el restante 82% serían sustituidas por importaciones de otros países. La UNCTAD ya preveía que el país que más saldría ganando con la sustitución de importaciones sería México (con un 5.9%), seguido de Vietnam (5%) y Australia (4.6%).

Un año después, un estudio de la japonesa Nomura situaba a Vietnam como el más beneficiado por la disputa comercial entre las dos mayores economías del mundo y relegaba a México a un séptimo lugar. Entre las explicaciones puede estar el efecto indirecto de los aranceles sobre las exportaciones mexicanas a Estados Unidos, muchas de las cuales utilizan componentes o materias primas procedentes de China.

Un interesante estudio del Centro para la Globalización del Instituto para el Comercio Mundial de Kiel, con el significativo título “Amigos como este: El impacto de la guerra comercial entre Estados Unidos y China en las cadenas de valor globales” ponía cifras a este efecto indirecto de los aranceles. 

Únicamente las procedentes de China, Hong Kong, Taiwán y otros socios comerciales menores del sudeste asiático se han incrementado levemente durante la pandemia. Pero el hecho de que las importaciones hayan caído más que las exportaciones ha servido para que México equilibre una balanza comercial que llevaba décadas en números rojos.

El presidente de Inegi declaró a la agencia Efe al presentar los últimos datos mensuales que “aunque las importaciones de bienes de consumo subieron 8% en agosto, todavía están en niveles muy inferiores a los observados antes de la emergencia sanitaria”. 

No obstante, veía motivos para el optimismo: “si bien el superávit comercial de México frente al resto del mundo ajustando por estacionalidad disminuyó de 6.776 a 6.497 millones de dólares de julio a agosto de 2020, sigue estando en niveles históricamente elevados”.

Con información de Forbes y DW