Fotos: Omar Saucedo/VANGUARDIA.
Los hermanos Leonardo y Damián apenas van a cumplir un año como dúo musical pero ya lograron llegar a la semifinal del reality show de TV Azteca y con ello a todo México

Damián Cedillo, el más pequeño de los integrantes del dúo Los Cedillo de Saltillo, nos contó en entrevista que así como muchos otros niños de su edad siempre quiso estar en La Voz. Este sueño, junto a su hermano, acaba de hacerse realidad y de la mejor manera.

El conjunto musical integrado por Damián y Leonardo Cedillo llegó a la semifinal del reality show La Voz Kids en su edición 2021, con el apoyo de su coach, la cantante Belinda, así como el de sus padres, Armando y Saraí, con quienes en VMÁS platicamos a tan solo unas semanas de que se cumpla el primer aniversario de que este par de niños talentosos comenzaran su carrera en la música.

Su madre nos contó que sus inicios fueron en las calles empedradas del Pueblo Mágico de Arteaga, donde le cantaron a la gente en los restaurantes y fondas del lugar, hasta que vio la convocatoria para participar en el programa y, sin grandes ambiciones, resultaron seleccionados para las audiciones.

“Me hablaron, les gustó la forma de cantar juntos y fue así como nos animamos a llevarlos, nos sorprendieron y nos fuimos para allá”, recordó Saraí, a lo que Armando agregó que apenas tenían tres meses que empezaron a cantar cuando su participación en La Voz fue un hecho.

“Todo eso de Arteaga los ayudó para que en la Voz, de cierta manera, le cantaran al público, no fueran tan inexpertos en esa parte y eso les ayudó también a desenvolverse con el público y a interactuar con él”, señaló el padre.

Las audiciones fueron un momento muy particular para todos, pues era además de su primera en la Ciudad de México para los niños, también una experiencia que nunca antes habían tenido. Leonardo, por ejemplo, nos comentó que era extraño cantarles a los coaches dándoles la espalda; “no sabíamos si nos estaban escuchando”, y ya cuando se voltearon fue aún más la presión para seguir haciéndolo bien.

Leonardo Cedillo.

Pero lo lograron y una vez que los aceptaron y pasaron a formar parte del equipo de Belinda —a quien los niños consideran muy divertida y de quien aprendieron mucho, junto con otra coach vocal asistente que también les ayudó bastante— sus padres tuvieron que realizar algunos sacrificios para apoyarlos en su carrera. Saraí, por ejemplo, renunció a su trabajo para poder dedicarse a ellos, mientras que él se ha encargado de mucho de la logística. Pero por fortuna el esfuerzo está generando frutos para la familia.

“Les han dado patrocinios, hebillas, sesiones fotográficas, grabaciones en estudios”, comentó el padre, “no teníamos grabaciones de estudio profesional, lo único que hacíamos era grabar con el celular, nada más así, videos caseros y ahorita ya salió su primer sencillo”

Este sencillo, “Cabrón y vago”, ya está disponible en las principales plataformas de streaming y, aseguran, está generando muy buenos números de reproducciones. Además, comentaron que ya tienen otras producciones en puerta.

Damián Cedillo.

Ahora, con el patrocinio de marcas como Reining y JR Sombreros, continuarán impulsando esta joven carrera y esperan que a principios mediados de junio puedan realizar una fiesta para celebrar este primer año de trayectoria, a la que acudirán algunos de sus compañeros y compañeras de La Voz México, así como sus seguidores que podrán asistir pagando un pequeño costo de recuperación, en un evento que contará con la participación de otros artistas locales como la Sonora Dopamina, las Chicas del Fara, además de sus maestros, los Yeverino Brothers.