Testimonios. Ignacio Taibo II se volcó en un trabajo para conocer al personaje (“Che” Guevara), y entender todo un movimiento histórico. Fotos: Especial
Mientras el escritor cubano Jacobo Machover deja boquiabiertos a los defensores del guerrillero argentino, Paco Ignacio Taibo II le devuelve la credibilidad

“Póngase sereno, usted va a matar a un hombre”, le habría dicho el Che Guevara al suboficial del Ejército boliviano, Mario Terán, minutos antes de ser asesinado. Entonces, el militar cerró los ojos y disparó en las piernas de Guevara, quien se desplomó.

Así comenzó esta conmemoración que año tras año acarrea los recuerdos de quienes están convencidos que el Che fue el héroe revolucionario que libró a Cuba de la opresión de Fulgencio Batista.

Atrás quedó el tiempo en el que los jóvenes usaban playeras del Che, o en sus recámaras la icónica imagen de Korda llenaba las paredes de la juventud.

Lo oscuro del Che: Jacobo Machover

Y aunque haya detractores que acusan al guerrillero argentino de ser una persona sanguinaria y un asesino sin piedad, hay uno en especial que ha llamado la atención de los historiadores: Jacobo Machover.

Jacobo Machover, escritor y periodisa cubano exiliado en Francia es autor de “La cara oculta del Che” (2008) en el que trata de desmitificar la figura del guerrillero.

Según apunta Machover en una entrevista hecha por la BBC, el Che es “una figura que ha sido magnificada por todas las partes del mundo. Se lo considera un héroe revolucionario, un romántico, un humanista, cuando en realidad en mi país, en Cuba, ha sido uno de los principales responsables de las ejecuciones que se produjeron en 1959 e incluso antes, cuando estaba en la Sierra Maestra luchando con Fidel Castro”.

“A mí me parece que es una vergüenza seguir mostrando afiches y camisetas con la cara de alguien que es un vedadero asesino, y sin ninguna razón, de gente que no había sido juzgada”.

Durante la entrevista, el también periodista es radical en su posición en contra de la mítica imagen del Che, incluso culpa al mismo Fidel Castro, a los norteamiricanos y a los intelctuales europeos, como el filósofo francés Jean Paul Sartré de elevarlo a la categoría de “un ser perfecto y el ser más completo” de aquel tiempo.

Machover también se fundamenta en que en su diario de viajes por América Latina el Che escribía “Degollaré a todos mis enemigos”, lo que a su parecer daba una idea de la patología que sufría el guerrillero. Apunta también que el que el mismo Che estuviera dispuesto a morir por sus ideas no da indicio de su valentía, sino quizá un síntoma más de su locura.

Durante su proceso de captura por el ejército boliviano, gritó “No disparen. Soy el Che Guevara. Valgo más vivo que muerto”, es allí quizá donde se da cuenta que la muerte lo cerca.

 

LIBROS SOBRE EL CHE:

1
Ernesto Guevara; también conocido como el Che
Paco Ignacio Taibo II Editorial Planeta
2
Ernesto “Che” Guevara
Juan Pablo Morales Anguiano Grupo Editorial
3
Che Guevara, la vida en juego
Julia Constenla Océano/ Edhasa
4
Che Guevara
Pilar Huertas Libsa
5
Che Guevara “Valgo más vivo que muerto”
Alberto Muller Biblioteca Nueva
6
La cara oculta del Che, desmitificación de un héroe romántico
Jacobo Machover Editorial Bronce
7
Che Guevara, una vida revolucionaria
Jon Lee Anderson Anagrama

Aunque la muerte y matar son situaciones comunes en la guerra, Machover recuerda un suceso en la fortaleza de La Cabaña en 1959 en donde el Che ejecutó a 200 personas, todas pertenecientes al ejército de Batista.

Quizá allí es donde la venganza y la ira del Che eran más palpables, además se le ha criticado duramente porque fue él quien creó el primer campo de trabajo en Cuba, situado en la penísula Guanahacabibes, en donde eran encerrados los funcionarios o militares del Partido Comunista que no habían cumplido con las normas.

Luego se abrieron más campos con esas características a los que llamaron Unidad Militar de Ayuda a la Producción, donde eran encerrados homosexuales, católicos y adeptos de las religiones afrocubanas.

Lo claro: Paco Ignacio Taibo II 

Paco Ignacio Taibo II decidió encararse ante la figura del Che para escribir una biografía, pero se prometió ante todo no endulzarla y escribir lo que encontrara tal y como era.

Buscó poner fin a las especulaciones sobre la participación de Guevara en los fusilamientos masivos de soldados de Batista y el lugar de reposo de sus restos.

La obra narra minuciosamente las historias de Guevara, reproduce algunas cartas escritas por el argentino, las reacciones a su muerte y trata temas como las campañas de desprestigio en su contra, el mito que surgió alrededor de él después de su fallecimiento y el fenómeno comercial que el autor llama “chebisnes”.

Afirma en su obra que el Che es una imagen mágica que ni con su muerte puede borrarse, por que hasta quienes no lo conocieron están tocados por lo que se dice de él. Además lo llama “policlasista” pues lo admira desde el campesino hasta el universitario.

Para el pueblo, el conservar mechones de cabello y de barba del argentino, girones del pantalón ensangrentado se ha vuelto la prueba contundente de que el Che influye aún en la creencia popular, pues son considerados relicarios, incluso narra el suceso sobre una tremenda sequía que asoló al pueblo de La Higuera luego de la muerte del guerrillero y fue tomado como castigo por permitir que los soldados mataran a Guevara.

La muerte del Che impactó a Julio Cortázar a Mario Benedetti y al argelino Ben Bella, pero su familia cercana aporta testimonios al libro de Taibo; la hermana, por ejemplo asegura que siente que el Che la observa, Fidel Castro decía que lo había visto en sueños, y su compañero de cárcel en México, Calixto García, hablaba de él como si aún viviera.

A pesar de cómo lo ve Machover, muchos en el mundo, en Latinoamérica lo consideran la viva imagen de la libertad, tanto que cuando Obama era presidente de Estados Unidos, al visitar Cuba, saltó el protocolo para pedir a su equipo que le tomaran una foto con esa efigie de el Che a su espalda, en la Plaza de la Independencia de ese país.

A medio siglo de su muerte, las biografías, estudios y libros no han dejado de recrear el perfil del Guerrillero Heroico, pero la trascendencia de su personalidad y la influencia política fue determinante en el curso del siglo 20. (Con información de agencias)

Libros escritos por el Che

> Diario del Che en Bolivia
> Apuntes filosóficos
> Congo Diary
>  Diario de un combatiente
> Los diarios en motocicleta