AP
Dallas suele verse en problemas cada vez que Ezekiel Elliott es frenado por las defensivas rivales

Muchas cosas se complican para los Cowboys, si Ezekiel Elliott produce poco por carrera.

El corredor estelar de los Cowboys y la NFL hilvanó dos partidos consecutivos sin alcanzar las 100 yardas por tierra y ambos terminaron con derrota para su equipo y problemas al ataque.

Sería impensable culpar a Elliott de los descalabros y del mal momento que vive Dallas, si se considera que perdieron contra los únicos dos equipos contendientes que han enfrentado, luego de comenzar la campaña con victorias sobre tres conjuntos que, combinados, han ganado dos partidos, los New York Giants, los Washington Redskins y los Miami Dolphins.

“Aún tenemos la misma ofensiva", dijo Elliott este miércoles. “Pero tenemos que ejecutar mejor. Todo comienza con irnos abajo tempano en los juegos. Entonces, hay que reenfocar el plan y jugar más por pase.

“Me preocupa nuestra ofensiva y tratar de enderezar las cosas“, agregó. “Hay mucho talento en este vestidor. Tenemos que aprovecharlo para ganar".

Elliott vive la menor producción de yardas después de los primeros cinco partidos de la temporada desde que llegó a la NFL en 2016. Pero mucho tiene que ver con menos acarreos, cambio de coordinador ofensivo y lesiones en la línea.

Después de cinco juegos el año pasado, por ejemplo, Elliott sumaba 93 acarreos; 105 en 2017 y 109 en 2016. Hasta el momento, acumula 85 esta campaña; 17 por partido.

Esta temporada, Elliott suma 386 yardas por carrera. En 2018 ya tenía 480.

“No me preocupa cuántos toques de balón tengo o cuántas veces corro el balón", dijo Elliott. “Me preocupa qué tan eficiente soy cuando tengo la bola en las manos".

El nuevo coordinador ofensivo ha divididos los acarreos de Elliott con el novato Tony Pollard, y las lesiones de sus dos tackles ofensivos titulares, Tyron Smith y La’El Collins tampoco ayudan.

Este miércoles, en el primer día de preparación para enfrentar a los Jets, el domingo, el entrenador Jason Garrett no sonó optimista en su conferencia de prensa con respecto a las posibilidades de jugar esta semana.

“Tenemos que volver al aspecto básico, hacer las cosas pequeñas. La situación real es que estamos moviendo el balón. Pero nos disparamos a nosotros mismos cometiendo un montón de castigos tontos o errores de ejecución que acaban con el ritmo ofensivo".

“Si eliminamos eso, seremos, como siempre, una máquina ofensiva bien aceitada", agregó “Tenemos que jugar un futbol más físico, tenemos que golpear a los otros muchachos y volver a nuestro estilo de futbol".

La ofensiva de Dallas lidera la NFL en yardas totales por partido; es cuarta en yardas por pase, sexta por carrera y novena en puntos por juego anotados.