En 2013 la Oficina del Comisionado de la Información Australiana realizó una medición del conocimiento de la ley de privacidad en aquel país por parte de la población: había crecido de 69% en 2007 a 85% en 2013. En México, el Inai, a través de su encuesta nacional, se percató que la preocupación por la protección de datos personales creció de 78 a 85% tan sólo de 2014 a 2015. Se trata de patrones de conducta en el mundo, que reflejan sociedades cada día más conscientes de los riesgos implicados en el manejo de la información personal. 

Para referirse a esos asuntos, al manejo de quejas y de temas de privacidad en la región Asía Pacífico, se creó la Asia-Pacific Privacy Authorities, mejor conocida como APPA; organismo fundado en 1992 y del que Inai es parte desde 2010. Al agrupar a 17 autoridades garantes, de las cuales 9 tienen carácter nacional (Australia, Canadá, Colombia, Corea del Sur, EU, México, Nueva Zelandia, Perú y Singapur) es el foro más importante de la materia en la zona. 

La APPA organiza todos los años la Semana de Concientización de la Privacidad (PAW por sus siglas en inglés), que tiene como objetivo sensibilizar a empresas y ciudadanos acerca de la importancia del tema de protección de datos personales. Este año la PAW se extendió más allá de la semana, se han difundido materiales de información durante todo mayo a través de las redes sociales del Instituto. Y el mes no basta, debería tratarse de una campaña de todo el año debido al alcance que va teniendo el tema en la cotidianidad. 

La conciencia y cuidado en el uso de los datos personales no sólo expone a los riesgos de suplantación de identidad, robo o acoso mercadológico, escenarios escalofriantes por sí mismos. Va mucho más allá. Daniel J. Solove, experto en temas de privacidad, lo presenta en estos términos: “el libre flujo de la información amenaza con socavar nuestra libertad en el futuro”. 

Sin embargo, el panorama no puede ser visto solo en negro. Un estudio reciente de Morey, Forbath y Schoop publicado en el Harvard Business Review reveló que “la manera en que la gente se siente al respecto del uso de su información personal depende mucho del valor que pueden obtener a cambio de su uso, y de la transparencia que tuviera el manejo de datos”. En otras palabras, como la APPA y el Inai buscan hacer ver a la sociedad a través de sus campañas, no se trata de nunca más brindar datos personales, sino de ser mucho más cautos en a quién, cómo y con qué objetivo se darán. 

Los esfuerzos de concienciación del Inai en materia de protección de datos personales, además de los ofrecidos en el contexto de la PAW, incluyen varias acciones como la capacitación permanente, la creación de materiales de difusión y reconocimientos. Aun así, persiste esa sensación de insuficiencia ante la avalancha de retos tecnológicos que requerirán que al trabajo del Inai se sume el de todos los actores sociales para poder enfrentarlos con inteligencia y a nuestro favor. Mientras tanto, no olviden echar un ojo a los materiales que en el contexto de la PAW se ofrecen. 

Comisionada presidente del Inai
Twitter: @XimenaPuente