Con las situaciones que cuenta la autora y madre de tres, las lectoras se sentirán identificadas. Foto: Especial
Este libro de la española Myriam Salayero ofrece una visión con humor del panorama contemporáneo al que se enfrentan todas las madres que desean conjugar trabajo, familia, rutina, salud, bienestar y además; mantenerlo en equilibrio

Tratar desde el humor un tema con el que miles de madres lidian a diario es algo que se agradece y es que generalmente se exige de ellas -de nosotras- que seamos multitasking es decir, que hagamos más de una cosa a la vez, lo cual resulta en una falacia absoluta.

En “Los Desmadres de Mym”, la escritora española Myriam Salayero nos cuenta la historia de Mym, una madre de tres pequeños, que nos muestra situaciones en las que muchas de nosotras nos vemos reflejadas al estar inmersas en el trabajo y en la rutina familiar e intentar tener un balance entre estas dos facetas.

En entrevista para VANGUARDIA, la autora comentó que “me di cuenta que todo lo que me pasaba a mí, el sentirte culpable por no ser la madre perfecta, el intentar acaparar todo, el agotamiento del multitasking... Me di cuenta que le pasaba a muchas más madres y pensé que sería bueno hablar de ello y contar una historia, de una mamá de tres niños, que tiene un trabajo que le apasiona y todas las cosas que le ocurren”.

“Creí que sería bueno contarlo desde el humor, contarlo desde la complicidad. Para que las lectoras se sientan identificadas y también para que puedan desdramatizar, cuando sientes la culpa por haberte olvidado de que tu hijo tenía una actividad extra escolar, por ejemplo, pues es tremendo y darte cuenta que no eres la única mamá del mundo a la que le pasa eso alivia mucho”, dice la autora sobre esta novela que al final de cada capítulo deja una serie de recomendaciones.

Hay que mencionar, que aunque es tratado todo desde la óptica de una mamá actual, cada capítulo es temático así se recorren el empoderamiento, la autoestima, el feminismo y el marxismo.

De manera que al término de cada apartado, la autora, mediante la voz de Mym, su protagonista hace una serie de preguntas para ver si quienes leen se identifican con el multitasking, con ser super mamás para estar al cien por ciento en todo, cuando en realidad no lo quieren. O no pueden.

Al respecto, Myriam Salayero reflexiona, “estamos como obligadas por nosotras mismas, porque nadie nos ha dicho, ni en ninguna parte he leído un cartel que diga, ‘una madre debe ser perfecta’, no lo he leído en ninguna parte, pero yo siento que no puedo equivocarme, que tengo que llegar a todo y no es así. Y darte cuenta de eso hace que todo se lleve mejor”.

Una palabra que se ha viralizado mucho hoy en día es multitasking, sobre eso, la autora argumenta, “yo estoy totalmente en contra del multitasking. He sido multitasking durante muchos años, pero creo que es agotador, que nos destroza los nervios y el cuerpo. Al final terminamos tomando decisiones equivocadas porque no somos capaces de parar a reflexionar, hemos acostumbrado a nuestra mente a estar alerta a muchas cosas al mismo tiempo y el multitasking no te permite concentrarte en una tarea”.

Y a eso tenemos que volver, a poner los cinco sentidos en una sola cosa o tarea a la vez para hacerla completa y bien hecha.

“Declararle la guerra al multitasking y decir ‘yo soy monotarea’”. Esa es la principal recomendación de la autora, para que las mamás nos sintamos empoderadas, es decir, con una autoestima sólida, en la que caben las equivocaciones, la palabra no y la posibilidad de renunciar a cosas al saberte incapaz de abarcarlo todo.

Decir: No

Durante la entrevista le comento a la autora algo que en el libro sale a flote, a las mujeres nos cuesta mucho decir no. En cuestiones familiares, de amistad, laborales etc.

Y le digo que probablemente se trate de una cuestión cultural, ante lo que responde. “No es exclusivo de México, eso creo que es patrimonio de todas las mujeres del mundo, no sabemos decir que no. Además decimos que no a los niños, por ejemplo, no te lo compro; pero terminas comprándoselo. Verbalizamos el ‘no’, para oírnos, pero luego hacemos lo que nos piden. Mamá, déjame jugar a la play, no. Y los doy mil razones por las que no pueden jugar y en cuanto termino de decir el último no, le estoy encendiendo la play. Porque me siento mal negándoles lo que me piden. Y me pasa igual en el trabajo” -relata y vuelve sobre el tema- “Creo que eso es porque las mujeres, seamos madres o no, estamos educadas para ser complacientes, para ayudar en donde haga falta, creo que somos más solidarias”.

Ser empática

Para facilitar el proceso de empoderamiento entre mujeres, Myriam Salayero propone en su libro la empatía. Y sobre esto me narra, “yo nunca he sido golpeada, pero soy capaz de ponerme en el lugar de una mujer que sí lo ha sido. Creo que somos muy solidarias y esa empatía que se desarrolla, creo que es lo que está haciendo que el feminismo se extienda y cale entre nosotras”.

Síguela

¡Cómpralo!

‘Los Desmadres de Mym. El Empoderamiento con Humor para Mamás Multitasking’

Editorial Aguilar

Disponible ya en librerías

CORTESÍA E INTERNET

myriamsayaleroes

@mymsaro

Mym.Saro