Foto: Orlando Sifuentes
Aramayo entrevistó a dueños de cantinas y en algunos casos hasta amistad entabló

Nazul Aramayo, a través de su libro “Cantinas que Merecen Ser Amadas y Personas que No”, coloca la mirada de los lectores sobre algunas cantinas de Torreón, su ciudad natal, con las cuales ha establecido vínculos a lo largo de los años y ha sido testigo de sus cambios y sus historias.

Son espacios que a pesar del prejuicio y la fama que como “cantinas” se han ganado de “lugares de vicio” el escritor lagunero retrata como entrañables y hasta hogareños, algunos con dejos de melancolía por las épocas en que brillaron, otros protagonistas de historias de superación y todas en contraste con las experiencias personales, no tan gratas, del autor.

Estas crónicas con algunos ejemplos de cuento serán presentadas este jueves 16 de mayo en la Sala Julio Torri de la FILC 2016, con comentarios a cargo del autor y Luis Bernal . En entrevista con VANGUARDIA, Aramayo nos contó un poco de él.

“Cada uno se enfoca en diferentes aspectos, como un tema, y rasgos de la ciudad y de la historia de algunos personajes”, comentó el narrador lagunero, “el libro se formó con textos que fueron redactados de 2016 a 2018 y el primer texto, del bar de La Fama se enfocó en el aspecto histórico del bar y cómo fue fundado por el abuelo de la señora y como ella tomó las riendas del bar y cómo, lo que me pareció interesante, fue que ella dijo que nunca había entrado al bar porque una cantina era tradicionalmente un espacio para los hombres”.

En la primera historia “Confesiones de una cantinera enamorada”, Nazul pinta el panorama de este bar, al que acuden principalmente mujeres, y que al igual que muchos otros sus finanzas se vieron afectadas por la ola de violencia que azotó la región hace unos años, luego de la cual su dueña abrió las puertas a los hombres también.

Del mismo modo Aramayo cuenta otros lugares que ha frecuentado, a cuyos dueños entrevistó y en algunos casos hasta amistad entabló, y cuya clientela, con algunos miembros ejemplares y exóticos, tienen su espacio en las páginas de este libro.

 

Entre los otros cinco protagonistas también está el Casino Torreón, popularmente conocido como Bar Perches, el cual describió como un “lugar bien tranquilo, ni siquiera hay rockola, es un piano donde va de repente alguien que toca y pide su cooperación entre los borrachos que estamos ahí”.

También destaca el caso de La Chiquita, una cantina gay fundada en 1935. Casi cien años de ser refugio y ambiente para los varones que en ningún otro lado encuentran dónde relacionarse a gusto con aquellos que tienen sus mismas preferencias.

“Sería como la primera cantina de ambiente gay, no un bar, no un antro. Si cierras los ojos y piensas ¿qué es una cantina? A lo mejor piensas en un lugar oscuro, sórdido, sucio, y sí, así es o así era la Chiquita cuando la conocí”, comentó.

Contó que en años recientes comenzaron en ella trabajos de remodelación, que cambiaron el ambiente que una vez encontró atractivo.

Del mismo modo también podemos encontrar en este libro las historias del Bar El Búnker —o el Sótano de Elvira— y su cerca historia con la violencia del narco; el Salón Ciriaco y las anécdotas de la familia que lo administra; y el Bar Reforma, todos en la Zona Centro de Torreón.

Como entremeses Nazul presenta entre las crónicas de las cantinas de Torreón algunos cuentos inspirados en sus recuerdos y su propia relación con el alcohol, además de que en cada una de las narraciones incluye anécdotas de parrandas con personajes reales pero ocultos bajo seudónimos de bebidas alcohólicas.

“Cantinas que Merecen Ser Amadas y Personas Que No” es publicado bajo el sello “El Salario del Miedo” y con apoyo del Fondo Regional para las Cultura y las Artes del Noreste y cuenta con prólogo de Rogelio Garza.

ficha de libro
Cantinas Que Merecen Ser Amadas Y Personas Que No
Autor: Nazul Aramayo
Editorial: El salario del miedo
Páginas: 127
2019