Foto: Especial
Lo que comenzó como una broma en Facebook y podría terminar en una emergencia ya causó una advertencia de los militares que no permitirán el ingreso ilegal de civiles en su Área 51 de pruebas, adjunta al Aeropuerto Homey y a la salina Groom Lake, en Nevada, unos 135 kilómetros al noroeste de Las Vegas

Unos dos millones de personas han prometido que se sumarán a la horda que el 20 de septiembre invadirá una base de la Fuerza Aérea de Estados Unidos para conocer y liberar a los extraterrestres que, suponen, están allí cautivos.

Lo que comenzó como una broma en Facebook y podría terminar en una emergencia ya causó una advertencia de los militares que no permitirán el ingreso ilegal de civiles en su Área 51 de pruebas, adjunta al Aeropuerto Homey y a la salina Groom Lake, en Nevada, unos 135 kilómetros al noroeste de Las Vegas.

Durante décadas, los aficionados a los objetos voladores no identificados y a las supuestas visitas de extraterrestres a nuestro planeta han tejido especulaciones en torno a las operaciones militares secretas en el Área 51.

Una de las teorías sostiene que allí se trasladaron los restos de una supuesta nave extraterrestre que se habría estrellado en Roswell, en Nuevo México, en julio de 1947.

La base misma no está clasificada como un área secreta, pero todas las investigaciones y operaciones allí están consideradas como de secreto máximo, y la Agencia Central de Inteligencia (CIA) reconoció públicamente la existencia de esa instalación por primera vez en 2013.

En junio un usuario de Facebook lanzó la idea de una movilización masiva de civiles para liberar a los extraterrestres, bajo el título de "Tomemos Área 51: No nos pueden parar a todos".

Nos encontraremos en la atracción del Centro Turístico Alienígena y coordinaremos nuestra entrada. Si corremos a lo bruto, nos podremos mover más rápidamente que las balas", reza la convocatoria, que concluye con un mensaje contundente: "Vamos a ver a los alienígenas".

Lo que ha corrido rápido en la era de las redes sociales es el entusiasmo de quienes creen auténticamente en la presencia de alienígenas en la base militar, la adhesión de los bromistas y la obsesión de quienes viven en el mundo virtual.

La acción convocada por los usuarios @smyleekun y @shitpostinginshambles, además de un sorprendente respaldo popular, ha generado un aluvión de memes con imágenes de hombrecillos verdes y diversos símbolos de la cultura "freak", como el personaje Sheldon Cooper, de la serie de televisión "The Big Bang Theory".

La convocatoria tiene preocupados a los 54 habitantes de Rachel, la localidad más próxima al Área 51, que cuenta con apenas cuatro negocios y un hostal. La última estación de gasolina en Rachel cerró en 2006, de modo que quienes quieran llegar allí deberán llenar los tanques de sus vehículos en Alamo, a 80 kilómetros de distancia.

Y como en el hostal de Rachel ya no hay espacio disponible, en Alamo mismo ya se han agotado todas las reservas de hoteles.

El jefe de policía del Condado Lincoln, Kerry Lee, dijo a la cadena de televisión CNN que la caza y el ciclismo de montaña son las atracciones principales en esta temporada, pero normalmente los turistas son unos cientos.

Podríamos manejarnos con unas 1,000 personas, pero con grandes dificultades", añadió. "Que el cielo nos proteja si vienen 5,000 personas. Eso duplicaría la población de todo el condado", dijo.

La otra preocupación de Lee es el peligro intrínseco de un área desértica, en pleno verano y con recursos de rescate limitados.

Y como todo acontecimiento que pueda atraer multitudes, la congregación de creyentes y curiosos el 20 de septiembre se ha convertido en materia de negocios lucrativos.

La cadena de restaurantes Arby's anunció que enviará a Rachel un camión con comida y un menú supersecreto.

No podemos confirmar si hay alienígenas en el Área 51, pero si aparecen se merecen las mejores comidas de la Tierra", dijo la cadena en un comunicado, en el que aseguró que si no aparecen los extraterrestres, atenderá "a todos los que asistan a este acontecimiento histórico".

Anheuser-Busch ha creado una etiqueta de edición especial de su cerveza Bud Light, con colores verdes, y anunció que si bien no patrocina la invasión del área militar, sí distribuirá la cerveza gratis a los extraterrestres que escapen.

Y los fabricantes de los juegos Lego se unieron a la curiosidad por los extraterrestres con una serie de muñequitos que los representan, pero también prefirieron pedir prudencia ante la convocatoria de la toma de la base militar.