Foto: Tomada de Internet
Te has hecho estas preguntas sobre Facebook: ¿Debería dejarlo o hay alguna manera de participar sin que me maneje la vida? ¿cómo puedo estar ahí sin sentirme peor conmigo misma? Este artículo las responde

Paso muchísimo tiempo en los medios sociales. Apenas tengo un minuto libre me pongo a chequear qué está pasando en Facebook, y estoy empezando a sentir que me maneja la vida. Debería sencillamente cerrar mi cuenta, pero la sola idea de dejarla me genera ansiedad. Sé que no me hace más feliz y probablemente aumente mi depresión ya que la vida de todos parece más divertida y más exitosa que la mía. ¿Debería dejarlo o hay alguna manera de participar sin que me maneje la vida? Y también, ¿cómo puedo estar ahí sin sentirme peor conmigo misma?

Respuesta:

Probablemente ya habrá oído hablar de lo que ahora se llama FOMO (Fear of Missing Out en inglés): El miedo a perderse algo. Una reciente encuesta de JWT dijo que 70 por ciento de los adultos tenemos FOMO, y genera una cantidad seria de estrés y ansiedad. Científicos de la Universidad de Edimburgo dijeron que uno de cada 10 usuarios de Facebook admite que el sitio los pone ansiosos (y sienten un nivel poco saludable de presión proveniente de las actualizaciones ocurrentes y de mantenerse al tanto de las vidas de todos). Pero a pesar de todo esto, la mayoría de la gente se niega a cancelar sus cuentas.
Facebook también lleva a muchos a sentirse deprimidos e inadaptados. Un estudio realizado por dos universidades alemanas comprobó que Facebook creaba envidia y un nivel insano de comparación social en muchos usuarios –pero que no podemos dejar de mirarlo.

Casi todos empezamos a usar Facebook porque queríamos estar conectados con otras personas, pero ahora parece una competencia en la que debemos probar constantemente nuestro valor y definir nuestra existencia. Indudablemente, la vida sería menos estresante si usted cancelara sus cuentas en los medios sociales. Podría hacer más cosas y pasar menos tiempo comparándose con otros, pero todos entendemos por qué no lo hace. Podría perderse algo –y el miedo a la pérdida es una fuerza poderosa.
El miedo a perderse algo puede aparecer también en otras áreas de la vida. Puede impulsarnos a grabar todos los episodios de nuestra serie favorita para no perderlos aunque nuestra vida seguiría estando bien sin verlos.

Podemos llegar a comprar cosas que no necesitamos si el precio es increíble durante un tiempo limitado. Podríamos incluso tener dificultades para ordenar en un restaurante, porque tememos perdernos aquello por lo que no optamos. Podemos no comprometernos con planes para el fin de semana porque queremos controlar todas las opciones antes de decir que sí. Podemos tener dificultades de todo tipo en decisiones simples porque cada elección significa perder las otras opciones.

Este miedo también puede causar problemas en nuestras relaciones. Alguien puede dudar en casarse con tal chica o muchacho, porque existe la posibilidad de perderse a alguien mejor que podría aparecer más tarde. Pero si usted no se casa con esa persona y decide esperar a una mejor, quizá lo lamente y se pregunte por qué no siguió adelante. (Esto es el Miedo a perderse Algo en acción, y puede generar ansiedad en todas partes).

Las siguientes son algunas sugerencias para aliviar el FOMO y tener una mentalidad más saludable con respecto a los medios sociales:

1. Ponga sus elecciones dentro de un contexto. Si se pierde el gran final de su serie favorita ¿realmente importará en el gran esquema de su vida? Si ordena para comer algo que no le gusta ¿es importante? El grado de sufrimiento por estas pequeñas cosas está totalmente bajo su control. Si se pierde una fiesta porque no estuvo en Facebook para ver la invitación, no es el fin del mundo. Hágase esta pregunta: 
¿Dentro de diez años qué importancia tendrá esto que me estoy perdiendo?

2. Acepte que se perderá algunas cosas y estará bien. Perderse algunas cosas no cambia su valor ni disminuye su vida. Toda elección trae aparejadas lecciones y experiencias distintas. Opte por verlas como su camino perfecto en este momento.

3. Confíe en que sus decisiones son las correctas para usted. Cada vez que toma una decisión, su intuición lo/la guía en esa dirección. Confíe en que esos impulsos significan algo. Cualquier decisión que se sienta empujado o empujada a tomar, creará su siguiente lección perfecta. Esto le ayudará a dejar de lado otras opciones sin lamentarlo.

4. Establezca como norma no compararse con otras personas. Usted no puede fundar su autoestima en su parecido con otros. Siempre habrá alguien que tenga más amigos, más diversión, y que sea más inteligente, ingenioso y fotogénico que usted. Cambie su enfoque online hacia lo que usted puede dar. Suba cosas que animen, presten servicio o eduquen a otros en vez de desarrollar una campaña de Relaciones Públicas para mostrar lo increíble que es usted.

Recuerde, asimismo, que no hay ninguna persona en el planeta que esté inscrito en el mismo viaje de aprendizaje que usted. Usted es un alma única en su tipo en un recorrido totalmente único a través de la vida, y no hay ningún espacio en el que compararse con otros le sirva. Todos tenemos el mismo valor. (Si tiene dificultades en esta área, quizá debería buscar ayuda de un terapeuta o analista para trabajar en su autoestima.)

Te puede interesar

5. Elija agradecer las bendiciones más mínimas en su vida. Comience un diario de gratitud o tómese todos los días algún tiempo para meditar todo lo bueno que hay en usted y lo que tiene.

6. No se revuelque en el arrepentimiento, es una pérdida de tiempo. No le sirve para nada perder el día de hoy lamentando una decisión anterior que no puede cambiar. Olvídese y concéntrese en el hoy. Es el único lugar sobre el que tiene algún control.

7. Limite el tiempo que pasa online. Desconéctese y haga cosas en el mundo real. Encuentre algunos intereses, hobbies o proyectos para hacer. La investigación ha demostrado que las personas son más felices cuando están ocupadas y activas y alejadas de sus dispositivos. Le conviene fijarse una regla y conectarse a los medios sociales una o dos veces al día durante un período determinado en vez de todo el tiempo.

8. Recuerde que la vida no es un concurso, una carrera ni una competencia. El objetivo de la vida es que siendo amorosos y plenamente felices aportemos el máximo a la sociedad. No se trata de ser mejor que nadie. Se trata de aprender y amar, de modo que opte por concentrarse en aprender, crecer y dar a los demás. No se puede sentir miedo cuando se opta activamente por amar.

9. Recuerde que Facebook no es una imagen exacta de la vida real. Las personas suben solamente el material que las hace lucir bien. En la vida real, todos tenemos luchas y problemas. Facebook es sobre todo una campaña de Relaciones Públicas para vender una imagen de éxito y felicidad. No puede comparar esta selección con su vida real. Si algunas personas y sus mensajes la/lo hacen sentir mal, siempre puede dejar de seguirlos. De esa forma, pueden seguir siendo amigos pero usted no ve cada posteo.

También le recomendaría trabajar sobre su autoestima para que pueda tomar conciencia de que su valor absoluto infinito es igual al de todas las demás almas, más allá de lo que haga o suba online.

Usted puede hacerlo.