La Feria del libro de Arteaga es un evento que habla bien de las autoridades encargadas de promover la cultura. Es un acontecimiento que agradecemos a los servidores públicos. La sala dedicada a los niños estaba repleta, por lo menos este domingo pasado. Ya no tengo niños en edad de disfrutar de juegos, entretenimientos y  sorpresas, y mis nietos están lejos de la ciudad, pero me agradó el buen trato, la atención y el tiempo que los jóvenes, sobre todo,  dedicaron para que la Feria fuera una fiesta. 

Durante toda la semana que trascurre habrá presentaciones de libros en donde novelistas, cuenteros, dramaturgos y periodistas hablarán de libros y sobre libros. Artistas consumados de nivel internacional y nacional, y también valores locales estarán en los espacios dedicados para hablar y discutir sobre las obras y sus variados contenidos históricos, de narrativa, de nuestra región en sus diferentes circunstancias, así como una gran variedad de temas. 

La feria del libro de Arteaga ya es un orgullo para los coahuilenses. Pero -siempre hay un pero- sería de mayor valía si se convirtiera en una vitrina más grande para que nuestros productores de libros, diseñadores y escribidores expusieran sus trabajos. El Consejo Editorial y la UAC presentaron los mismos libros de siempre, pocas novedades, sobre todo escritores de narrativa de La Laguna, lo que significa que los presupuestos estatales que se dedican a estas artes son muy escasos o andan en otros bolsillos fantasmales. 

Sorpresa agradable fue encontrar a editoriales regionales, marginales y que existen más por el entusiasmo de autores y editores que por razones económicas: encontré por ahí la Editorial La Terquedad, Café Cultura, Atemporia, Quintanilla Ediciones, incluso a José Santana. El amor por la cultura y por los libros es el único aliciente de estos auténticos valores regionales. Los presupuestos oficiales para el apoyo a la edición de libros y promoción de la lectura siempre han sido insuficientes para apoyar al talento local. En las regiones de Coahuila está peor la situación, los artistas de la carbonífera, del desierto, del norte, no tienen las pocas ventajas que poseen en cierta medida los saltillenses y otro tanto los lagunero. Y ahí hay talento, sólo es necesario encontrarlo, promoverlo y apoyarlo. Ha sido un buen ejercicio la Feria del Libro de Arteaga, pero para la próxima me gustaría escuchar y leer a los creadores de Monclova, Castaños, Piedras Negras, y toda la región Centro y Norte de nuestra entidad.  

La última y nos vamos

Una información difundida en Vanguardia me estremeció y me llenó de coraje, somos la entidad número dos en niños desaparecidos. ¿Así qué pueblo puede tener futuro? Cuando sus infantes son aniquilados. Que me disculpen los gobernantes, los hermanos pues, pero estos datos fríos calientan la sangre, y todavía piden votos para que el señor Moreira se convierta en Diputado, ¿para qué? Esto nos lleva a otra asociación de factores, si formamos parte de las entidades con más desparecidos, más fosas clandestinas y más muertos, ¿qué futuro nos espera con un equipo gobernante que se quiere perpetuar?