“Checo” debe tener química con Verstappen, que lo vea como un aliado para vencer a Mercedes. CORTESÍA
Además de la competencia junto a su nuevo compañeros estos son los desafíos que afrontará Sergio Pérez en su nuevo equipo

MÉXICO.- Sergio Pérez ya es piloto de Red Bull Racing en la Fórmula 1, un privilegio bien ganado con sus actuaciones, pero en 2021 tendrá sobre sus hombros retos y obligaciones inherentes al tamaño del asiento que asumirá.

1.- Calificar siempre en la parte alta de la parrilla y sobrevivir a Max ‘El destripador’

El piloto holandés Max Verstappen es el más talentoso en la Fórmula Uno, tal vez sólo con excepción de Lewis Hamilton y está llamado a ser su sucesor como fuerza dominante en el Gran Circo.

“Mad Max” es una trituradora de coequiperos, los ha derrotado a todos desde Daniel Ricciardo (el que mejor lo hizo) hasta Pierre Gasly y obviamente Alex Albon. Lo que se espera de “Checo” Pérez es que de inicio haga califique pegado a Max, a milésimas y en un tándem que amenace a Mercedes todo el tiempo.

Si lo puede vencer algún sábado de Qualy sería enorme.

2.- Terminar en el Top 4 consistentemente

Red Bull lo trae para pelear por el campeonato de constructores y eso implica que ambos pilotos sumen y entre los primeros cuatro lugares, de preferencia copar el podio con dos hombres en nómex azul y con un toro rojo.

3.- No puede tener dos carreras malas seguidas: Albon acecha

Alex Albon tuvo que dejar su asiento al “Checo” Pérez, pero no ha salido del equipo, estará como piloto reserva listo para al primer error o mala carrera saltar a pedir una oportunidad. La presión y exigencia en Red Bull es siempre al máximo, no se tientan el corazón.

Cualquiera puede tener un mal fin de semana, pero aquí no se admiten dos consecutivos.

4.- Ganar carreras

A pesar del gran dominio de Mercedes y Hamilton, que no tiene visos de terminar en 2021, “Checo” tiene la obligación de ganar carreras en el Red Bull. Eso lo que se espera de él, arrebatar muchos puntos a las flechas plateadas (o negras).

5.- Adaptarse al auto hecho para Max

El monoplaza RB16 está hecho y desarrollado por el piloto que mejor los domina, Max Verstappen. El propio Christian Horner, director de Red Bull, ha reconocido que no es un auto fácil de manejar, es muy físico y requiere de un manejo agresivo pero sin errores.

“Checo” Pérez puede hacer eso, tiene la experiencia de haber manejado distintos tipos de coches en su carrera, algunos muy físicos. Diez años en la F1 lo respaldan.

6.- No caer de la gracia de Helmut Marko

El asesor y encargado del equipo Junior de Red Bull, Helmut Marko, habría sido el principal opositor a que “Checo” llegara a la escudería, así que será y es de cualquier manera el ojo censor, el que presiona para que se hagan cambios o que señala sustituciones.

7.- Ser institucional y representar a Red Bull con actitud

Si hay un “lado flaco” en “Checo” Pérez es su trabajo abajo del auto. Eventos, promociones, atención de relaciones públicas y prensa. No puede decepcionar en eso a Christian Horner, Marko, Dieter Mateschitz y mucho menos a rama tailandesa de la marca representada por la familia Yoovidhya, quienes querían en su lugar a Alex Albon.

8.- Ser jugador de equipo, cuidar sus declaraciones

A más de un piloto le ha costado el asiento pasarse de la lengua en algún momento de frustración. En Red Bull, culpar al equipo o parte de él de un mal resultado no es buena idea, menos una crítica a la parte directiva en público.

En privado la retroalimentación puede ser sin filtros, pero ante un micrófono no.

Este reto no debe ser problema para “Checo” Pérez ya que es un piloto muy maduro que siempre ha tenido palabras de elogio para sus equipos, pero no pasó lo mismo en McLaren y no ayudó a su futuro.

9.- Resultados inmediatos para ser renovado pronto

No le puede pasar lo de Albon, tiene que dejar claro desde el primer cuarto de la temporada que debe seguir ahí en 2022... ¿Cómo? Con resultados, para ser confirmado a medio año.

10.- De nuevo Max, pero como cómplice no como enemigo

Sabido es que el primer rival, al que debes vencer es al que tiene el mismo coche que tú, tu coequipero. “Checo” los ha vencido a todos, Max será el más complicado de todos.

Aun así, “Checo” debe tener química con Verstappen, que lo vea como un aliado para vencer a Mercedes. El mexicano es el veterano, debe encontrar la manera de ser mentor y motivación para que Max sea mejor.