Foto: Especial
Aunque estos saqueos se han registrado en un contexto de supuesto desabasto, en ningún caso el blanco de los ataques han sido productos alimenticios básicos o medicinas

Por Arturo Angel (@arturoangel20) para Animal Político

Desde el pasado fin de semana las autoridades han registrado decenas de intentos de saqueo y robos a tiendas y supermercados en el país (mas de 50 de ellos consumados solo en el Valle de México) perpetrados —en algunos casos —por sujetos aparentemente organizados, bajo el supuesto contexto de un desabasto o escasez de productos por la emergencia sanitaria del coronavirus COVID-19.

En la realidad se han tratado de robos (algunos convocados en redes sociales y otros organizados solo entre los involucrados) cuyo común denominador es el factor de “oportunidad” que ha generado el contexto actual, y donde el objetivo no son los supuestos víveres sino obtener un beneficio económico ilegal con diversos bienes y productos.

Todo comenzó el pasado fin de semana con el robo perpetrado a un supermercado Chedraui en el municipio de Tecamac, Estado de México, pero se ha extendido a establecimientos de cadenas como Wal-Mart, Bodega Aurrera, Coppel o Elektra, y a múltiples tiendas de conveniencia y negocios independientes.

A partir de la información proporcionada por las secretarías de Seguridad del Estado de México y Ciudad de México, se detallan los puntos clave detrás de estos hechos criminales que hasta han dejado más de 100 personas detenidas, pero donde las investigaciones continúan para dar con posibles autores intelectuales y otros cómplices.

¿Quiénes son los responsables de los robos?

Las autoridades han identificado hasta el momento tres perfiles de presuntos responsables detrás de estos hechos. En algunos casos, como los robos o saqueos a tiendas departamentales, se presume la participación de los tres tipos de involucrados, mientras que en otros casos solo de uno o dos.

Un primer perfil es el de los administradores de redes sociales. Se trata de los responsables de las páginas de Facebook a través de las cuales se hicieron convocatorias a realizar saqueos en establecimientos comerciales en el Estado de México y otras entidades.

Foto: Especial

Hasta este 26 de marzo, se tenían identificados a 63 administradores detrás de 29 grupos de Facebook de los cuales al menos 50 están asociados con convocatorias previas en situaciones de aparente crisis, como la del “gasolinazo” de inicios de 2017 o los saqueos del proceso electoral de 2018.

Las unidades de policía cibernética han aislado los alias o seudónimos de usuarios, pero se desconoce la identidad real de la persona o personas detrás de ellos. Se colabora con Facebook para el seguimiento y bloqueo de dichos perfiles.  Se presume que su motivación pudiera ser el obtener un beneficio económico o generar pérdidas materiales, pero no se ha detectado una motivación política o ideológica detrás de ellos.

Un segundo grupo es el de los ladrones de negocios. Se trata de personas que actúan solas o en banda para perpetrar robos a negocios y que se presume han participado en casos anteriores. Algunos tienen antecedentes penales. En su mayoría son hombres y tienen entre 25 y 35 años de edad.

A este grupo pertenece el 70% de las personas que han sido detenidas hasta ahora, algunos de ellos armados. Han perpetrado robos por su cuenta, pero se presume que también se han incrustado en algunas de las convocatorias públicas o ellos mismos han creado las suyas.

El tercer grupo es el de personas improvisados. Se trata en su mayoría de jóvenes y menores de edad que animados por las convocatorias en redes deciden participar en algunos de los saqueos masivos a tiendas o han participado en robos a locales mas pequeños, como pizzerías o tiendas de conveniencia. De este perfil son el resto de los detenidos.

¿Cuál es el modus operandi?

Las autoridades tienen identificado dos principales tipos de robos, cada uno con su propio modo de operar.

De los 50 casos consumados en el Valle de México solo ocho fueron convocados en redes sociales, (todos en el Estado de México), pero se identificaron aproximadamente 40 intentos más convocados, pero no materializados. Otro caso mas similar se registró en Oaxaca.

El modus operandi consiste en difundir una convocatoria en paginas de Facebook donde se invita a acudir a determinada hora y lugar para reunirse y perpetrar el saqueo y posteriormente huir de forma separada. En ocasiones se coloca incluso una liga para ingresar a un grupo de WhatsApp y facilitar la “coordinación”. La convocatoria se difunde unas horas antes del hecho y posteriormente se borra.

Las autoridades sospechan que en algunos de los casos uno de los participantes – posiblemente de los organizadores – acude al lugar minutos antes de la hora del atraco para verificar si hay presencia policiaca y avisar al grupo si es posible llevar a cabo el “saqueo”.

En este tipo de casos pueden intervenir jóvenes improvisados animados por la convocatoria, pero también células de ladrones a negocios con experiencia. No hay claridad si algunos de los administradores de las paginas de Facebook participan en ellas.

El otro tipo de caso es de los intentos de robo a negocios dirigidos sin convocatoria pública. Estos son perpetrados directamente por ladrones a negocios o por personas improvisadas animadas por el contexto actual para cometer un atraco. Se ha detectado que los responsables, en caso de actuar en grupo, se coordinan por servicios de mensajería como WhatsApp pero con mensajes directos o en grupos cerrados. No en perfiles públicos.

El 80% de los casos detectados hasta ahora y en los que ha habido detenidos corresponden a este tipo de robos directos.

El común denominador en la mayoría de los casos es la oportunidad surgida por el contexto de la pandemia, ya sea por la presencia de menos personas en los establecimientos lo que puede facilitar el atraco o por el nerviosismo o psicosis que facilita que un mayor numero de personas se sumen al atraco.

Foto: Especial

¿Qué quieren?

Aunque estos saqueos se han registrado en un contexto de supuesto desabasto, las autoridades no han detectado en ningún caso que el blanco de los ataques sea, por ejemplo, productos alimenticios básicos o medicinas. Es por ellos que son catalogados como robos cuya motivación es exclusivamente obtener un beneficio económico ilegal.

En orden de prioridad, lo que los asaltantes buscan son teléfonos celulares, aparatos electrónicos, bebidas alcohólicas de distinto tipo, cigarros y dinero en efectivo. Solo en algunos casos aislados se ha detectado, como parte del robo, la sustracción de algún tipo de alimento, principalmente lácteos.

¿Dónde han ocurrido?

El grueso de los casos ocurridos desde el sábado 21 de marzo se ha concretado en la Zona Metropolitana del Valle de México. 

En el caso específico de Ciudad de México se han registrado 30 casos consumados en 10 alcaldías: Iztapalapa, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc, Iztacalco, Miguel Hidalgo, Azcapotzalco, Venustiano Carranza, Tláhuac, Tlalpan y Benito Juárez. También se registró un intento no consumado en Magdalena Contreras, y otros mas en las alcaldías mencionadas.

En el Estado de México, los casos se concentran en los municipios de Tecamac y Ecatepec, así como en Naucalpan, Cuautitlán, Nezahualcóyotl, Nicolás Romero, Tultitlán, Texcoco, Amecameca, Ixtapaluca y Chalco.

Además de lo anterior se han reportado intentos de robos similares en Oaxaca, Guanajuato y Puebla.

El saldo y la estrategia de robos

Tan solo en los casos registrados en el Valle de México el saldo era de 118 personas detenidas, 81 en la capital del país y 37 en el Estado de México, todos ellos relacionados con 50 casos. A ellos se suman seis mas detenidos por el intento de robo en la tienda de Oaxaca.

Luego de los casos registrados el fin de semana las autoridades han reforzado la vigilancia relacionada con redes sociales a través de sus unidades de delitos cibernéticos, mientras que en el terreno se ha buscado reforzar el despliegue.

En el caso específico de Ciudad de México se ha puesto en marcha un operativo en el que participan seis  mil policías, cerca de tres mil vehículos y seis helicópteros. En el estado de México tanto efectivos de la Guardia Nacional y de la secretaría de la Defensa Nacional se han sumado a la policía estatal para reforzar la vigilancia en establecimientos mercantiles.