Abandona. Ante la molestia de su pareja, el baleado salió del nosocomio y se fue con ella aunque ella decía que no lo quería ver de nuevo en la casa.
Así como entró y salió una bala por su pierna izquierda, de la misma manera Luis Emanuel Facio Soto fue ingresado al Hospital General, pero ante el asombro de los médicos se paró de la cama y se fue caminando

Por: JUAN FRANCISCO VALDÉS/ULISES MARTÍNEZ 

Pasadas las 14:00 horas de ayer lunes, personal de la Policía Municipal así como de la Fiscalía General del Estado acudieron a Chileros 286 de la colonia Lomas de Lourdes, donde se reportaba una persona lesionada por arma de fuego.

Personal del Cuerpo de Bomberos fue el encargado de atender a Luis Emanuel, quien tenía la lesión a la altura de fémur de la pierna izquierda con orificio de entrada y salida.

¿FUE UNA RIÑA VECINAL?

La versión refiere que se presentó una balacera en la colonia Lomas de Lourdes, que dejó lesionados a los hermanos Luis y Eduardo Facio Soto; el primero por herida de bala que no fue de gravedad, mientras que Eduardo sufrió probable fractura de la mano derecha.

Según testigos, el pleito comenzó la noche del domingo en Paseo de los Castores. Ahí Luis,  Eduardo y su grupo de amigos se fueron a la azotea de su vivienda a tronar cohetes.

Arrojaron varios explosivos al domicilio de sus vecinos, a los cuales identifican a cómo Guty Ruvalcaba y su hijo Queñel Ruvalcaba.

Estos se enojaron y respondieron sacando un arma de fuego que detonaron al aire para intimidar. La situación se complicó, porque los hermanos siguieron arrojando “palomas” explosivas a la casa de los vecinos.

 

Al parecer fue un proyectil calibre .22 el que le atravesó la pierna al joven. Fotos: Vanguardia/ULISES MARTÍNEZ

BUSCABAN VENGANZA

Ayer por la tarde, los hermanos Facio Soto salieron de su casa a comprar cerveza y fue al caminar por Paseo de los Pumas que se encontraron con el vecino de la pistola, Queñel Ruvalcaba.

Ahí empezó a seguirlos con el arma, por lo que los hermanos soltaron las cervezas y alcanzaron a meterse a su casa.

Sin embargo el vecino se puso muy violento y causó daños a la puerta con barrotes y piedras.

De esa manera derribó la misma puerta, rompió cristales y ya en el interior de la casa sacó un arma de fuego y disparó en contra de Luis, al cual logró herirlo. Al hermano del baleado le causó fracturas en la mano derecha.

El reporte de la agresión a balazos activó la alerta máxima de emergencias, que movilizó a autoridades de las diversas corporaciones de seguridad.

LA PRIMERA VERSIÓN, UN PLEITO FAMILIAR

Según las primeras investigaciones, Luis acudió a la casa de uno de sus hermanos para celebrar la Navidad, pero llegó con unas copas de más y golpeado, por que se había peleado. 

En la reunión, al calor de las bebidas la plática se convirtió en discusión y un pariente identificado como Guty Rubalcaba Tovar no lo toleró y presuntamente le disparó ocasionándole la lesión. Después de eso el probable autor material del disparo huyó.

Los sigue pistola en mano y allana casa para balearlos

Abandona. Ante la molestia de su pareja, el baleado salió del nosocomio y se fue con ella aunque ella decía que no lo quería ver de nuevo en la casa.

ENOJADO
Como el herido no iba grave no quiso quedarse y dijo que iría a poner la denuncia correspondiente.