Mirar hacia una ventana despierta la curiosidad y mirar desde una ventana conecta al edificio con su entorno. De cierta manera, una ventana también es una vitrina que expone objetos de deseo e ilusión.

El mercado, la manipulación de los medios masivos, avances tecnológicos e interacciones en redes sociales, son temas que la artista Australiana Kristin McIver, analiza para reflexionar sobre la identidad, el poder de representación y auto-representación. Su obra se distingue por un juego estratégico entre el lenguaje y la forma de comunicar un mensaje.

Partiendo de un análisis contextual, la Australiana encuentra en textos publicitarios la cultura de consumo de cada lugar, para luego crear puntos focales que llaman la atención del espectador.  En la ciudad de Nueva York, McIver produjo la pieza “Love Piece”, una instalación expuesta en la ventana de un edificio de New York's West Village.

“Love Piece” es una obra que además de ser atractiva por su intenso color rosa neón, se transfigura específicamente en una de las vitrinas que ofrece el contexto urbano y arquitectónico de las Bienes Raíces de Times Equities Inc. El programa de promoción y apoyo al arte contemporáneo, Art in Buildings, fomenta la creación y exposición de piezas en West 10th Window 223-225,10th Street, NY. un sitio de exposición no común.

Esta obra, es una caja de acrílico que encapsula el texto: “I LOVE, I WANT, I NEED”. La obra es una referencia a una cultura consumista que cuestiona “Qué amo, Qué quiero, Qué necesito”, al contrario de esa voz interior que incita al deseo de adquirir un objeto después de ser bombardeada de imágenes por el sistema mediático. 

Kristin McIver muestra una obra no convencional, que genera una experiencia artística inesperada en el transeúnte que no acostumbra ver por donde camina, pero repentinamente vuelve su mirada con sorpresa, para descubrir una caja hecha de neón, acrílico y deseo.