El tenista japonés logró el título en el Torneo de Brisbane

Fin de la sequía para Kei Nishikori. El japonés venció por 6-4, 3-6 y 6-2 a Daniil Medvedev y se consagró en el ATP 250 de Brisbane.

De esta manera, el N°9 del ranking mundial y segundo preclasificado puso fin a su mala racha en las finales: sumaba un total de nueve perdidas tras obtener su último torneo en Memphis en 2016.

El asiático no había logrado levantar ningún título ATP en los últimos 35 meses, periodo en el que dejó escapar, entre otros, tres Masters 1000 (Miami y Canadá en 2016; y MonteCarlo en 2018), así como el mismo torneo de Brisbane en 2017, donde cayó frente a Grigor Dimitrov en tres sets.

En el medio, problemas físicos en su muñeca derecho lo habían hecho descender hasta el 39° ATP en abril de 2018 y hasta disputar torneos Challengers para retornar ritmo.