El uruguayo no pudo ser factor y el Barcelona cayó en su presentación ante el Bilbao

 Luis Suárez abandonó con fastidio el partido de San Mamés luego de rematar un balón al poste, y este sábado, tras ser sometido a una resonancia magnética en Barcelona, se confirmó que sufre una lesión muscular en el sóleo de la pierna derecha.

El club, que emitió un comunicado médico dando a conocer el estado del delantero uruguayo, no aventuró ningún periodo de baja, aunque tratándose de la misma lesión que sufrió Lionel Messi se considera muy improbable que esté recuperado de cara a la segunda jornada liguera.

De hecho, y tal como ocurrió con el crack argentino, la recuperación del goleador charrúa debería prolongarse entre diez y quince días, por lo que podría no volver a jugar hasta después del primer parón liguero, a final de mes y tras disputarse tres jornadas.

‘Las pruebas médicas realizadas a Luis Suárez confirman que tiene una lesión muscular en el sóleo de la pierna derecha. La evolución marcará su disponibilidad”, explicó, simplemente, el Barça en su comunicado oficial, pero tomando como ejemplo el percance del capitán, el 5 de agosto, la presencia del uruguayo en el partido frente al Betis está poco menos que descartada.

No siendo seguro tampoco que estuviera en condiciones de jugar en Pamplona, el 31 de agosto, frente a Osasuna. Autor de tres goles en dos partidos disputados en pretemporada, Suárez dio la sensación de comenzar el curso en plenas condiciones, totalmente recuperado de la lesión que le llevó al quirófano al acabar la campaña anterior y en disposición de mantener su status en la plantilla. El percance sufrido en Bilbao, sin embargo, provocará un cambio de planes en los esquemas de Valverde, que muy probablemente recuperará a Messi pero deberá variar de sistema, de entrada, en el partido frente al Betis.