Tomada de Internet
Un paro cardiaco habría cobrado la vida de un deportista brasileño mientras realizaba la prueba de nado

El Ironman de Cozumel se vistió de luto con la muerte de uno de sus participantes, así lo informaron los organizadores de la prueba.

Este domingo más de 2 mil 200 participantes inscritos tomaron uno de los retos internacionales más duros del deporte, una serie de pruebas que exige al máximo a los atletas; de forma lamentable, uno de ellos murió en el intento por cumplir la meta.

“Con profunda tristeza confirmamos el fallecimiento de un participante del IRONMAN Cozumel. El atleta requirió atención médica durante la fase de natación y fue trasladado a un hospital cercano donde fue atendido. Nos unimos a la pena de los familiares y amigos del atleta y continuaremos ofreciéndoles apoyo en estos difíciles momentos. El bienestar de nuestros atletas es siempre una prioridad por lo que continuamos trabajando con las autoridades para proporcionar un ambiente seguro para todos los competidores. En respeto a la familia y a la privacidad del atleta no tendremos más comentarios por el momento”, reza el comunicado emitido por IRONMAN.

Se trata del brasileño Paulo Pereyra, quien portaba el número 131 en sus dorsales, según testigos, durante la prueba de natación, luego de haber avanzado unos 150 metros, comenzó a hundirse. Rapidamente recibió apoyo de los socorristas, quienes lo sacaron del agua, sin embargo, todo apunta a un paro cardiaco, por lo que fue trasladado al hospital, pero de forma lamentable no sobrevivió al incidente.