Especial
“Alsuper” envió a sus casas a los adultos mayores que laboran en sus sucursales como empacadores y tomó la decisión de destinar a ellos el dinero que se recaude por el redondeo en cada compra

Debido a la contingencia sanitaria por el COVID-19, la cadena de supermercados “Alsuper” envió a sus casas a los adultos mayores que laboran en sus sucursales como empacadores y tomó la decisión de destinar a ellos el dinero que se recaude por el redondeo en cada compra.

El gerente de una sucursal de “Alsuper” de Saltillo, confirmó la decisión de la tienda de otorgar permiso a los adultos mayores de 60 años de ausentarse de su labor como empacadores, pues forman parte del principal grupo de riesgo de la enfermedad COVID-19. Ahora los clientes tendrán que empacar los productos que adquieran, lo que además es una medida de seguridad tanto para trabajadores como para clientes.

“Fue también como parte de una recomendación del DIF, a raíz de las medidas que anunció el gobernador y en las siete sucursales de Saltillo ya no están los adultos mayores trabajando como empacadores, se fueron a sus casas y se les dará lo que se recaude del redondeo”, comentó el trabajador.

Por otro lado, señaló que a las empleadas que están embarazadas, también se les otorgó permiso para no acudir a trabajar, en atención a las recomendaciones que emitieron las autoridades de salud.