“…Pondrán candados a los jueces para que no dejen libres a los delincuentes…”.

Desde ahora desespero,
pues está bien comprobado
que casi todo candado
tiene una llave: el dinero.