“…Rosca de Reyes…”.

En este día bendito

una chica conoció

a un muchacho, y pidió:

“¡Ay, que me toque el monito!”.