“…‘No somos tamalitos de chipilín’, dice López Obrador…”.

 

Eso, entre flautas y pitos,

dice nuestro Presidente.

Y al afirmarlo no miente:

lo que somos es gansitos.