“...Una señora fue a comprar veneno…”.
El droguero, sorprendido,
preguntó para qué fin.
“¿Acaso es para el jardín?”.
Y ella: “No. Pa’ mi marido”.