“… Una mujer se ha divorciado cinco veces, y dice que es muy casera…”.

De inteligente se pasa:
en cada separación       
aprovecha la ocasión
y se queda con la casa.