“…Sigue el conflicto con la Policía Federal…”.

Según López Obrador

el problema está arreglado.

No es cierto: se ha complicado,

y más lo enreda el señor.