Un individuo tenía un perro callejero, y afirmaba que era perro policía…”.

“En verdad no lo parece
-admitía en forma escueta-.
Sucede que pertenece
a la Policía Secreta”.