“…El confesor le preguntó a la penitente: 
‘¿Le eres fiel a tu marido?’…”.

Ella respondió en conciencia,
y además muy orgullosa:
“Sí, padre. Soy fiel esposa.
¡Y con bastante frecuencia!”.