“…Llegó al corral un toro joven, y el toro viejo empezó 
a bufar y rascar la tierra…”.

“No lo hago por si me ataca
-dijo en tono plañidero-.
Bufo y rasco porque espero
que no piense que soy vaca”.