“Puesteros de la CDMX se quejan de los políticos”.
Me parece muy mal esto,
pues los políticos son
puesteros de profesión:
siempre van de puesto en puesto.