“…Dos locos se creían Napoleón, y peleaban en el manicomio…”

Llegaron en forma fina

a una buena transacción:

uno sería Napoleón,

y el segundo Josefina.