…Un señor sufrió la pérdida de su coche, 
y la aseguradora le dio otro igual…”.

Con urgencia presurosa
pidió él lleno de apuro:
“¡Cancéleme, ya, el seguro
que tengo sobre mi esposa!”.