“…Un equipo de médicos hizo un trasplante de estómago…”
Se enteró de eso un viejito
y exclamó con gran fervor:
“¿Qué les cuesta? ¡Por favor,
ahora bájenle un poquito!”.