“…Protestan los meseros frente al Palacio Nacional…”.

No será grande sorpresa
si los mira el Presidente
y les dice, indiferente:
“Perdónenme. No es mi mesa”.