“El médico le aseguró al paciente que en un mes estaría caminando”.

No lo dijo a troche y moche;
tuvo razón el doctor:
para pagarle, el señor
tuvo que vender su coche.