“…Murió Maradona…”.

Llegará al Cielo, galano

-allá tiene su lugar-,     

pero Dios, a no dudar,

le va a pegar en la mano.