“…El confinamiento ha propiciado el alcoholismo…”.

Y no me sorprendo yo.

Siempre ha habido, con pandemia

y también sin epidemia,

borrachitos de buró.