“Rifará AMLO una playa”.

¿Deberemos esperar
-ahora todo es posible
aunque se antoje increíble-
que en seguida rife el mar?