Jesús Seade Kuri, subsecretario para América del Norte en la Secretaría de Relaciones Exteriores | Foto: Cuartoscuro
El principal negociador mexicano para el T-MEC consideró que si la aprobación no ocurre, no existen motivos para anular el tratado anterior. Destacó que la ausencia de un acuerdo afectaría a los países

México teme que las perspectivas de un nuevo acuerdo comercial entre México, Estados Unidos y Canadá disminuyan sustancialmente si el congreso estadounidense no lo ratifica este año.

Jesús Seade, principal negociador mexicano para el T-MEC (como es conocido en México el acuerdo), dijo este viernes a The Associated Press que México está concentrado actualmente en promover la ratificación del acuerdo por el congreso estadounidense, pero si ello no ocurriese no hay motivo de anular el viejo TLCAN.

"Si esto se retrasa, mantenemos NAFTA", dijo usando las siglas en inglés. "Yo no veo base para romperlo porque no es producto de un desacuerdo con México”.

El presidente Donald Trump ha amenazado con salirse del TLCAN si el Congreso no ratifica el nuevo acuerdo.

Seade dijo que la ausencia de un nuevo tratado comercial afectaría a ambos países e incluso podría crear una crisis financiera en México que afectaría de manera severa a los grupos más vulnerables de la población.

Seade también afirmó que su equipo lanzará un esfuerzo renovado de comunicaciones que no incluirá la contratación de firmas de cabildeo para calmar las inquietudes provenientes en su mayoría de congresistas demócratas.

"Tiene que salir todo este año. Es viable. Soy optimista. Nos parece obvio que USMCA permite ganar a ambas partes”, comentó empleando las siglas en inglés con las que Estados Unidos se refiere al acuerdo concebido para reemplazar al antiguo TLCAN.

La presidenta de la cámara baja, Nancy Pelosi, ha dicho que solo someterá a votación la ratificación del acuerdo una vez que México haya implementado la reforma laboral que el Congreso adoptó esta semana, con la meta de garantizar que los trabajadores puedan escoger libremente a sus representantes sindicales.

No obstante, Seade advirtió que esperar por la implementación total puede tardar varios años. "Si estamos comprometiéndonos a algo tenemos que confiar en el otro, pero no esperar a ver resultados”, indicó.

Además precisó que las objeciones demócratas giran principalmente sobre el área laboral, pero también sobre propiedad intelectual y medicinas.

Agregó que Washington debe eliminar los aranceles que impuso al acero y aluminio mexicanos antes de que el Congreso evalúe el acuerdo comercial, y se manifestó en contra de cualquier sistema de cuotas.

El funcionario mexicano abordó este viernes el tema con su homólogo estadounidense Robert Lighthizer.