Maestros, estudiantes e integrantes de organizaciones sociales y campesinas se unieron a la marcha. / La Jornada
También buscan detener los megaproyectos impulsados en el Sureste del País

TUXTLA GUTIÉRREZ, CHIS.- Maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), estudiantes e integrantes de organizaciones sociales y campesinas marcharon en Tuxtla Gutiérrez en protesta contra la reforma educativa y los megaproyectos impulsados en el Sureste de país por el gobierno federal.

Abogados de La Coordinadora interpusieron ayer en la Judicatura Federal, 4 mil 350 juicios de amparo en favor de igual número de trabajadores de la educación laboral para evitar el cese después de participar en la cadena de cambios realizada por la Sección 7 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE).

La marcha magisterial, de estudiantes normalistas y representantes de organizaciones sociales y campesinas partió del parque Chiapasionate, en el oriente de la ciudad y se concentra en el zócalo afuera del palacio estatal de gobierno donde concluirá con un mitin.

‘MAQUILLADA POR LA CUARTA TRANSFORMACIÓN’

Pedro Gómez Bahamaca, dirigente de la Sección 7, aseguró que los docentes chiapanecos se integran a la marcha que la CNTE realiza en 30 estados del país para repudiar la reforma educativa “maquillada” por el régimen de la Cuarta Transformación con la cual busca “someter” al movimiento magisterial y popular para “tener manos libres en la imposición de los proyectos económicos y estratégicos en el Sureste mexicano.

El objetivo del sometimiento de la lucha organizada, sostuvo, es silenciar las protestas en la región para imponer proyectos como la refinería de Dos Bocas, El Corredor Transístmico y el Tren Maya, no para beneficiar al pueblo trabajador, ya que están orientados a la movilidad comercial y el acceso, “a la explotación de los recursos naturales y las riquezas de Chiapas y del Sureste mexicano”.

 En rueda de prensa, Gómez Bahamaca denunció una supuesta campaña mediática, de hostigamiento y amenazas gubernamentales contra la dirigencia y los trabajadores de la educación que respaldan el movimiento magisterial.

“Los trabajadores sujetos a estas intimidaciones son más de 4 mil, en abierta contradicción con la reinstalación de docentes cesados por la reforma educativa; asimismo, los dirigentes del Comité Ejecutivo Seccional “cumplimos nueve meses sin cobrar nuestros salarios por determinación  del gobierno, para que reconociéramos su política y darle con palo a nuestros compañeros”, afirmó  Gómez Bahamaca.

EXIGEN PAGOS PENDIENTES

Integrantes de la sección 18 de la CNTE en Michoacán marcharon ayer en Morelia.

El ala magisterial disidente salió a las calles para exigir que se les cubran los pagos pendientes que, señalaron, les adeuda el gobierno del estado.

Los representantes de las 22 regiones de la CNTE salieron de los cuatro accesos de la capital michoacana al Centro Histórico.

En el primer cuadro de la ciudad, los docentes realizaron un mitin afuera de Palacio de Gobierno y advierten que agudizarán sus acciones.