María Kolésnikova, líder opositora bielorrusa y miembro del presídium de Consejo Coordinador (CC) para el traspaso pacífico del poder en Bielorrusia, fue detenida por un grupo de desconocidos en el centro de Minsk.

La líder opositora bielorrusa María Kolésnikova fue detenida por un grupo de desconocidos en el centro de Minsk, informó el portal bielorruso TUT.by.

"En la mañana del 7 de septiembre, junto al Museo Nacional de Arte, unos desconocidos subieron a Kolésnikova en un microbús en el que estaba escrito 'Sviaz' (Comunicaciones) y fue llevada en dirección desconocida", señaló el portal, que cita a testigos de los hechos.

Kolésnikova, miembro del presídium de Consejo Coordinador (CC) para el traspaso pacífico del poder en Bielorrusia, es una de las principales figuras de la oposición bielorrusa en el país.

"Recibimos confirmación de que María fue presuntamente detenida en el centro de Minsk", dijo a agencia rusa Interfax Pável Latushko, un miembro del presídium del CC.

Agregó que seperdió contacto también con otros activistas del organismo opositor.

"No podemos comunicarnos con Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov (...). No sabemos donde están y que les ha pasado", dijo Latushko, que añadió: "Lo único que podemos suponer es que las autoridades hacen todo lo que pueden para obstaculizar al máximo la labor del Consejo".

La líder opositora bielorrusa María Kolésnikova fue detenida por un grupo de desconocidos en el centro de Minsk, informó el portal bielorruso TUT.by. Foto: AP

La Policía de Minsk, por su parte, negó que Kolésnikova haya sido detenida por sus agentes.

Kolésnikova, música de profesión, es la única de la troika de mujeres que plantaron cara al presidente Alexandr Lukashenko durante la campaña electoral que sigue en Minsk, ya que la líder opositora, Svetlana Tijanóvskaya, está en Lituania, y Verónika Tsepkalo también se exilió tras las elecciones del 9 de agosto.

En una reciente entrevista con Efe, la opositora aseguró que no tenía miedo a que la detuvieran.

"Conozco demasiado bien los últimos 26 años de historia de Bielorrusia. Para mí fue una elección y un riesgo que tomé con todas las consecuencias. Pero el futuro de Bielorrusia merece luchar por él y sacrificar algunas comodidades. No lo lamento", señaló. 

 

Para Sviatlana Tsikhanouskaya sel ecuestro de Kolésnikova no detendrá las protestas bielorrusas

 

La líder de la oposición bielorrusa, Sviatlana Tsikhanouskaya, afirmó hoy que el secuestro de María Kolésnikova y otros dos compañeros no detendrá las protestas y acusó al Gobierno del presidente Alexandr Lukashenko de desatar el terror contra sus adversarios.

"El secuestro de María Kolésnikova, Antón Rodnenkov e Iván Kravtsov es un intento de impedir la labor del Consejo Coordinador (para el traspaso pacífico del poder) e intimidar a sus miembros", dijo Tijanóvskaya, actualmente exiliada en Lituania, citada por el portal digital TUT.by

Maria Kolesnikova (d), representante del candidato presidencial no registrado Víctor Babariko, se dirige a los trabajadores de la planta de tractores de ruedas de Minsk durante una huelga. Foto: EFE

Esta mañana, Kolésnikova fue interceptada en el centro de Minsk por varios enmascarados que la subieron a un microbús y fue llevada en dirección desconocida, según declararon a medios locales testigos de los hechos.

Poco después, se informó que Rodnenkov y Kravsov, al igual que Kolésnikova, miembros del presídium de Consejo Coordinador, se encontraban en paradero desconocido.

"Las autoridades practican el terror. Esto no se puede llamar de otra manera", subrayó Tijanóvskaya, que se considera ganadora de las presidenciales del pasado 9 agosto.

En esos comicios, Lukashenko, en el poder hace 26 años, fue proclamado vencedor con el 80,1 % de los votos, resultados considerados fraudulentos por la oposición y que no han sido reconocidos por países occidentales.

"Las autoridades se equivocan si creen que nos detendrán. Mientras más intimiden, más gente saldrá a las calles. Continuaremos las lucha. Conseguiremos la libertad de todos los detenidos y la celebración de nuevas elecciones", subrayó Tsikhanouskaya.

La Policía de Minsk, por su parte, negó que Kolésnikova haya sido detenida por sus agentes. 

En una reciente entrevista con Efe, la opositora aseguró que no tenía miedo a que la detuvieran.

"Conozco demasiado bien los últimos 26 años de historia de Bielorrusia. Para mí fue una elección y un riesgo que tomé con todas las consecuencias. Pero el futuro de Bielorrusia merece luchar por él y sacrificar algunas comodidades. No lo lamento", señaló.