Foto: Especial
Con este resultado se incrementa el temor a la celebración de nuevos comicios, los terceros en un solo año

MADRID.- El presidente del Gobierno español en funciones, Mariano Rajoy, se enfrenta al debate y votación de su investidura que comienza hoy en el Congreso sin el apoyo suficiente para revalidar su mandato, una situación que mantendrá el bloqueo político en España y cuya culpa atribuye al socialista PSOE.

Desbloquear no es apoyar, sino permitir algo tan razonable como que haya un Gobierno”, argumentó ayer Rajoy tras mantener una reunión con el líder socialista, Pedro Sánchez, en un último intento para pedirle nuevamente el apoyo a su investidura y desbloquear así la formación de un Gobierno en España.

El líder socialista reiteró ayer, la negativa de su grupo a apoyar al líder del conservador Partido Popular (PP): “A nosotros nos votaron para cambiar a Rajoy y a sus políticas”, advirtió tras un encuentro que calificó como “totalmente prescindible”.

La estrategia del PP (en el Gobierno desde hace 4 años) era alcanzar un pacto de investidura con los liberales de Ciudadanos -que rubricaron ayer tras una semana de negociaciones-, y presionar así a los socialistas para obtener la media decena de votos necesarios para que Rajoy revalide su mandato.

Tras el acuerdo rubricado el domingo, con los liberales, al que se adhirió ayer una diputada nacionalista canaria, Rajoy llega hoy martes, a la sesión parlamentaria de su investidura respaldado por 170 votos, insuficientes para superar cualquiera de las dos votaciones que celebrará la Cámara el día 31 de agosto, y el viernes, 2 de septiembre.

En la 1ª necesita mayoría absoluta, 176 votos, y en la 2ª más “síes” que “noes”, es decir, que requiere de la abstención de al menos 11 diputados.
Además del voto negativo de los 85 diputados socialistas, ya han anunciado que votarán en contra de Rajoy esta semana, los representantes de la coalición de partidos de izquierda Unidos Podemos (71 escaños), y los de los partidos nacionalistas catalanes (17) y vascos (7).

¿ELECCIONES INEVITABLES? 
Salvo sorpresa mayor, todo apunta a que el líder conservador será rechazado por la Cámara, lo que eleva el temor a la celebración de nuevos comicios, algo que Rajoy consideró “disparatado”, sobre todo cuando, por el momento, no hay “una alternativa viable”.

Desde que el primer candidato a Presidente es rechazado por el Congreso, la ley marca un periodo de 30 días en el que puede presentarse otro candidato o repetir el mismo.