Foto: Especial
Tales acciones fueron descubiertas luego de que la Secretaría de Marina asumió el control administrativo de los puertos por instrucción del Presidente

MÉXICO. - Al asumir el control administrativo de los puertos por instrucción del presidente Andrés Manuel López Obrador, la Secretaría de Marina (Semar) puso al descubierto prácticas como el trasiego irregular de combustible, evasión fiscal y adjudicaciones directas fuera de la ley en dichas instalaciones.

Así lo confirmó el comandante del Cuartel General de Alto Mando de la Semar, José Luis Arellano, y subrayó por ello la necesidad de poner orden en los puertos del país.

El almirante participó 17 de septiembre en el parlamento abierto convocado por la Cámara de Diputados para analizar las reformas orientadas a trasladar de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes a la Secretaría de Marina las facultades y funciones en materia de administración de puertos.

“Como es de ustedes conocido, hará unos veinte, treinta días atrás, las Administradoras Portuarias Integrales Federales están administradas ya por almirantes en situación de retiro ¿Qué hemos encontrado en veinte días? Hemos encontrado trasiego de combustible de manera irregular, falta de transparencia en la concesión y cesión, adjudicaciones directas que no se apegan a ley, evasiones fiscales, y entonces, ¿qué es lo que requerimos?, ¡orden!”, puntualizó Arellano ante diputados y participantes en el foro virtual.

MILENIO dio a conocer hoy que los puertos de Ciudad de Carmen, Ensenada, La Paz, Manzanillo, Mazatlán y Lázaro Cárdenas son utilizados por los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación, que disputan las entradas marítimas elevando “los índices de violencia por controlar las rutas de logística criminal”.

De acuerdo con documento de inteligencia federal, las irregularidades detectadas en los puertos del país van desde la entrega de las terminales marítimas a los cárteles de la droga, hasta la pérdida de millones de pesos por actos de corrupción en la gestión de trámites.

En ese contexto, López Obrador instruyó el 17 de julio de este año a las secretarías de Marina y de la Defensa Nacional a tomar el control de las aduanas marítimas y terrestres del país, tras denunciar mala administración, corrupción, contrabando e introducción de drogas en esos lugares.

Desde Manzanillo, Colima, el mandatario anunció la decisión de asumir la administración de los puertos, en tanto la Cámara de Diputados analiza paralelamente reformas en la materia.

“Hemos tomado la decisión de que las aduanas terrestres y marítimas van a estar a cargo de elementos de la Secretaría de la Defensa y la Secretaría de Marina y lo mismo en el caso de los puertos del país para que haya seguridad”, puntualizó entonces López Obrador.

Javier Jiménez Espriú presentó días después su renuncia a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes por su desacuerdo con la referida instrucción presidencial.